Navigation

Líder supremo de Irán dice su país necesita más capacidad de enriquecimiento de uranio

Este contenido fue publicado el 08 julio 2014 - 14:08

Por Michelle Moghtader y Fredrik Dahl

DUBAI/VIENA (Reuters) - El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, dijo el martes que Irán necesitaría incrementar significativamente su capacidad de enriquecimiento de uranio, lo que destaca la brecha entre las posiciones de Teherán y las potencias mundiales que están manteniendo negociaciones para lograr un acuerdo nuclear.

Irán y seis potencias -Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania, China y Gran Bretaña- tienen menos de dos semanas para zanjar las diferencias sobre la dimensión a futuro del programa de enriquecimiento iraní y otros temas, si pretenden cumplir con el plazo autoimpuesto del 20 de julio para cerrar un acuerdo.

La semana pasada retomaron los debates en Viena y sus negociadores continuaban con los encuentros en la capital austríaca el martes, pero no había señales inmediatas de ningún avance sustancial.

La capacidad iraní para refinar uranio es la traba central para avanzar en un acuerdo y es considerado el principal tema a resolver.

Teherán insiste en que necesita expandir su capacidad de refinar uranio para alimentar una red planificada de plantas de energía atómica.

Las potencias, en tanto, señalan que Irán debe reducir drásticamente su capacidad para evitar que el país pueda producir rápidamente una bomba nuclear usando uranio enriquecido a un grado mucho mayor en caso de pretenderlo.

"Su meta (de las potencias) es que aceptemos una capacidad de 10.000 unidades de trabajo de separación (UTS), que es equivalente a 10.000 centrífugas del tipo más antiguo que ya tenemos", dijo Khamenei en un comunicado publicado en su página de internet.

"Nuestros funcionarios dicen que necesitamos 190.000 centrífugas. Quizá no sea una necesidad para este año o dentro de dos años, pero esta es la necesidad absoluta del país", agregó.

Irán argumenta que su programa nuclear es para fines civiles como la generación de electricidad y niega tener la ambición de construir una bomba atómica.

Poner fin a la disputa de una década con Teherán es considerado central para acabar con la tensión y evitar el riesgo de una guerra en Oriente Medio.

(Reporte adicional de John Irish en Paris; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.