Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel se toman de las manos tras develar una placa conmemorativa del armisticio que terminó la Primera Guerra Mundial en Compiegne, Francia. 10 de noviembre de 2018. REUTERS/Philippe Wojazer/Pool

(reuters_tickers)

Por Michaela Cabrera

COMPIEGNE, Francia (Reuters) - Cien años después de que se silenciaron las armas, los líderes de Francia y Alemania se dieron la mano y juntaron sus cabezas en una conmovedora ceremonia para recordar el acuerdo de paz que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, pasaron revista a las tropas de una brigada conjunta franco-alemana antes de destapar una placa en homenaje a la reconciliación y la amistad renovada entre dos países que fueron enemigos en sendas guerras mundiales.

Más de 3 millones de tropas francesas y alemanas estaban entre los 10 millones de soldados que murieron en la Gran Guerra de 1914-1918. La mayor parte de los combates más intensos fueron en trincheras en el norte de Francia y Bélgica.

Una delegación alemana firmó el Armisticio antes del amanecer el 11 de noviembre de 1918, en un tren privado perteneciente al comandante de las fuerzas francesas, Ferdinand Foch, estacionado en una vía férrea que atravesaba el bosque de Compiegne. Horas más tarde, a las 11.00 horas, terminó la guerra.

"Europa lleva en paz 73 años. Está en paz porque queremos que así sea, porque Alemania y Francia quieren la paz", dijo Macron a varios jóvenes, con Merkel a su lado, refiriéndose al periodo de paz iniciado con el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

"Y por eso el mensaje, si queremos estar a la altura del sacrificio de los soldados que dijeron '¡Nunca más!', es el de nunca rendirnos a nuestros instintos más débiles, ni a los esfuerzos por dividirnos".

En una poderosa demostración de unidad, Macron y Merkel se sentaron dentro del reconstruido vagón de madera de teca en el que se firmó la carta de paz y revisaron un libro de recuerdos. Después de que ambos lo firmaran, se tomaron la mano por segunda vez.

La última vez que las delegaciones francesa y alemana se sentaron en el mismo lugar fue cuando Adolf Hitler, de la Alemania nazi, forzó la rendición de las autoridades francesas tras la invasión de 1940.

Pero desde la Segunda Guerra Mundial, Francia y Alemania han impulsado una cooperación europea más estrecha y la Unión Europea se ha convertido en el mayor bloque comercial del mundo.

(Información de Michaela Cabrera en Compiegne y Richard Lough en París; escrito por Richard Lough, traducción de Jose Elías Rodríguez; Editado en español por Javier López de Lérida)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters