Reuters internacional

Líderes del G7 se reúnen para asistir a la Cumbre en Taormina, Sicilia, Italia. 26 de mayo 2017. Los líderes de las naciones más ricas del mundo se preparaban para unas discusiones beligerantes con Donald Trump en una cumbre del G7 el viernes en Sicilia, después de que el presidente estadounidense se quejara ante los aliados de la OTAN por no gastar más en defensa y acusara a Alemania de unas políticas comerciales "muy malas". REUTERS/Jonathan Ernst

(reuters_tickers)

Por Crispian Balmer y Noah Barkin

TAORMINA, Italia, 26 mayo (Reuters) - Los líderes de las naciones más ricas del mundo no lograron convencer al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de respaldar un histórico acuerdo sobre el clima en una cumbre del G-7 el viernes en Sicilia, tras horas de conversaciones que fueron descritas por líderes alemanes como "controvertidas".

En una reunión celebrada días después del ataque suicida que mató a 22 personas en Manchester, los líderes emitieron un comunicado conjunto sobre la lucha contra el terrorismo, instando a los proveedores de servicio de Internet y a las firmas de medios sociales a "aumentar sustancialmente" sus esfuerzos para controlar el contenido extremista.

El anfitrión, el primer ministro de Italia Paolo Gentiloni, dijo que el grupo estaba logrando también acercamientos para encontrar un lenguaje común sobre comercio, un tema polémico entre Trump -elegido bajo la promesa de "Estados Unidos Primero"- y los otros seis líderes. Pero en el tema del clima no hubo avance.

"Hay una interrogante abierta, que es la posición de Estados Unidos sobre los acuerdos climáticos de París", afirmó Gentiloni a periodistas, refiriéndose al pacto del 2015 para reducir las emisiones de efecto invernadero. "Todos los demás han confirmado su total acuerdo sobre el pacto".

Funcionarios estadounidenses habían señalado con anterioridad que Trump, quien calificó el cambio climático como un "engaño" durante su campaña, no tomaría una decisión sobre el asunto en Taormina, la ciudad italiana con vista al Mediterráneo donde se reúnen los líderes del G-7.

Pero otros, incluyendo la canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, esperaban influir a Trump en su primera cumbre internacional desde que asumió el poder en la Casa Blanca hace cuatro meses. Merkel describió el clima del debate como "controvertido" y dijo que hubo un intercambio de opiniones "muy intenso".

El asesor económico de Trump, Gary Cohn, dijo que la visión del mandatario estadounidense sobre el clima está "evolucionando" y que al final hará lo mejor para su país.

La cumbre se desarrolló dos días después de que Trump regañara a los aliados de la OTAN por gastar muy poco en defensa y de que describiera el superávit comercial alemán como "muy malo" en una reunión con funcionarios de la Unión Europea.

(Reporte adicional de Crispian Balmer, John Irish, Andreas Rinke, Giselda Vagnoni, Steve Scherer, Elizabeth Piper; escrito por Noah Barkin; editado en Español por Manuel Farías)

Reuters

 Reuters internacional