Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo del líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, sonríe al visitar el Centro Espacial de Sohae en el condado de Cholsan, provincia de Pyongan Norte, para la prueba de un nuevo motor para un misil balístico intercontinental. 9 de abril 2016. En tres palabras de un tweet esta semana, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se comprometió a que Corea del Norte nunca probará un misil balístico intercontinental. KCNA/via REUTERS/File Photo

(reuters_tickers)

Por David Brunnstrom y Arshad Mohammed

WASHINGTON (Reuters) - En tres palabras de un tweet esta semana, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se comprometió a que Corea del Norte nunca probará un misil balístico intercontinental.

"No va a pasar!", escribió Trump después de que el líder norcoreano, Kim Jong Un, dijo el domingo que su país está cerca de probar un misil balístico intercontinental de un tipo que podría llegar a territorio estadounidense.

Trump no dio ninguna indicación sobre cómo podría frenar los programas de armas de Corea del Norte después de que asuma el cargo el 20 de enero, algo que gobiernos sucesivos de su país, tanto demócratas como republicanos, no han conseguido.

Ex funcionarios estadounidenses y otros expertos dijeron que Washington tiene básicamente dos opciones para tratar de frenar los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte - negociar o emprender una acción militar.

Ninguna de esas opciones ofrece un éxito seguro y la opción militar está plagada de enormes riesgos, especialmente para Japón y Corea del Sur, aliados de Estados Unidos en las proximidades de Corea del Norte.

El presidente electo se quejó en un tweet separado de que China, vecino y aliado de Corea del Norte, no está ayudando a contener a Pyongyang, a pesar del apoyo de China para las sucesivas rondas de sanciones de Naciones Unidas en su contra.

Si bien muchos críticos, incluyendo dentro del gobierno saliente del presidente Barack Obama, aceptan que China podría presionar a Corea del Norte con más fuerza, el Departamento de Estado dijo que no está de acuerdo con la evaluación de Trump de que China no está colaborando.

James Acton, co-director del centro de estudios Carnegie Endowment for International Peace, dijo que con su tweet sobre Corea del Norte Trump había trazado una línea roja por la que más tarde podría ser juzgado.

"Este fue un tweet imprudente que Trump envió, dados los enormes retos que existen para restringir los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte. Creo que esto podría volver para atormentarlo", declaró.

(Reporte adicional de Idrees Ali en Washington. Editado en español por Carlos Aliaga)

Reuters