Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La policía francesa se enfrenta a manifestantes de "chaleco amarillo" en los Campos Elíseos

En la imagen, la policía francesa retiene a un manifestante durante la jornada nacional de protestas del movimiento "chalecos amarillos" en París, el 8 de diciembre de 2018. REUTERS/Christian Hartmann

(reuters_tickers)

Por Sybille de La Hamaide y Emmanuel Jarry

PARIS (Reuters) - La policía antidisturbios francesa disparó botes de gas lacrimógeno a los manifestantes del "chaleco amarillo" en el centro de París el sábado al inicio de una manifestación planeada contra el presidente Emmanuel Macron por el alto coste de la vida.

La policía dijo que había registrado y detenido provisionalmente a 575 personas, de las cuales 361 permanecían bajo custodia tras encontrar las autoridades potenciales armas como martillos, bates de béisbol y bolas de petanca de metal.

Cientos de manifestantes se arremolinaban alrededor del monumento del Arco de Triunfo, que fue vandalizado con pintadas contra Macron el sábado pasado, cuando los manifestantes también incendiaron decenas de automóviles y saquearon tiendas en los peores disturbios en París desde mayo de 1968.

Una portavoz de la policía dijo a periodistas que había alrededor de 1.500 manifestantes en el bulevar de los Campos Elíseos. Grandes grupos de personas se concentraban en otras áreas dirigiéndose a París donde había programada una marcha contra el cambio climático por la tarde. Algunos también bloquearon temporalmente la circunvalación que rodea el centro de París.

"Tomamos el tren durante 11 horas solo para protestar hoy. Nos sentimos despreciados por estos tecnócratas que nos gobiernan", dijo Gilles Noblet, un manifestante de la región suroeste de Ariege.

El primer ministro Edouard Philippe pidió moderación:

"Haremos todo lo posible para que hoy pueda ser un día sin violencia, para que el diálogo que iniciamos esta semana pueda continuar en las mejores circunstancias posibles" , dijo a la televisión francesa.

El martes, Philippe anunció que el gobierno estaba suspendiendo las subidas previstas en los impuestos al combustible durante al menos seis meses para ayudar a desactivar las semanas de protestas, el primer giro total de Macron desde que llegó al poder hace 18 meses.

Unos 89.000 policías fueron desplegados en toda Francia el sábado, unos 8.000 de ellos en París.

"Hemos preparado una respuesta sólida", dijo el ministro del Interior, Christophe Castaner, a la web Brut. Hizo un llamamiento a los manifestantes pacíficos para que no se mezclen con los "hooligans".

"Los alborotadores solo pueden ser efectivos cuando se disfrazan de chalecos amarillos. La violencia nunca es una buena manera de obtener lo que uno quiere. Ahora es el momento de conversar", dijo.

"Si no eres agresivo, no seremos agresivos", dijo un policía enmascarado mientras un manifestante pegaba flores de plástico amarillas a los policías.

Los manifestantes, que usan las redes sociales, han anunciado el fin de semana como "Acto IV" en un desafío dramático para Macron y sus políticas.

Grupos de policía antidisturbios se movieron rápidamente entre los manifestantes y reprimieron a cualquiera que intentara dañar tiendas o servicios públicos.

CIUDAD FANTASMA

La mayor parte de París parecía un pueblo fantasma el sábado, con museos y grandes almacenes cerrados en lo que debería haber sido un día festivo de compras antes de Navidad.

Muchas tiendas se cerraron para evitar el saqueo y se retiraron los muebles y los materiales de construcción para evitar que se usaran como proyectiles.

Los turistas eran pocos y se aconsejaba a los residentes que se quedaran en casa si era posible. Docenas de calles estaban cerradas al tráfico, mientras que la Torre Eiffel y museos de fama mundial como el Musee d'Orsay, el Centre Pompidou o el Louvre estaban cerrados.

"Los turistas están un poco desorientados, no hay metro, no hay tiendas, no hay museos ... pero parece que se lo toman con calma", dijo el recepcionista del hotel Pascal, quien se negó a dar su apellido.

Las protestas, que llevan el nombre de las chaquetas de seguridad de alta visibilidad que los automovilistas franceses tienen que llevar en sus automóviles, estallaron en noviembre debido al golpe a los presupuestos familiares que provocaron los impuestos al combustible.

Desde entonces, las manifestaciones se han convertido en una rebelión amplia, a veces violenta, contra Macron, un desafío difícil de manejar teniendo en cuenta que el movimiento no tiene un líder formal.

Las autoridades dicen que las protestas han sido secuestradas por elementos de extrema derecha y anarquistas dedicados a la violencia y provocando disturbios sociales en una afrenta directa a Macron y las fuerzas de seguridad.

A pesar de la marcha atrás del gobierno sobre el impuesto a los combustibles, los " chalecos amarillos " continúan exigiendo más concesiones, incluidos impuestos más bajos, un salario mínimo más alto, menores costes de energía, mejores beneficios de jubilación e incluso la renuncia de Macron.

(Editado por Gareth Jones; Traducido por Carlos Ruano en la redacción en Madrid)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes