Reuters internacional

Imagen de archivo de unas personas disfrutando del clima en la rivera río Sena en París, abr 2, 2017. La Comisión Europea planteó el miércoles reforzar la protección social en todo el bloque, en un momento en el que enfrenta a una oleada de populismo desencadenada por los efectos de la globalización y una crisis migratoria. REUTERS/Charles Platiau

(reuters_tickers)

Por Jan Strupczewski

BRUSELAS (Reuters) - La Comisión Europea planteó el miércoles reforzar la protección social en todo el bloque, en un momento en el que enfrenta a una oleada de populismo desencadenada por los efectos de la globalización y una crisis migratoria.

Sus propuestas más concretas se centraron en mejorar la conciliación laboral y familiar con nuevas normas para toda de la UE más generosas en materia de bajas de maternidad y paternidad, excedencias garantizadas para cuidar a miembros de la familia enfermos y condiciones de trabajo flexibles.

Las propuestas se presentan menos de dos semanas antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, cuyo voto es considerado decisivo para el futuro de la UE después de que Reino Unido optara por abandonar el bloque de 28 países el año pasado.

El debate sobre estas ideas también coincidirá con la campaña para las elecciones parlamentarias del 24 de septiembre en Alemania, la economía más fuerte de la UE. La Comisión espera que sus propuestas sean respaldadas por los líderes de la UE antes de diciembre.

"En los últimos años, Europa ha estado ocupada 'apagando incendios', respondiendo a una crisis tras otra. Ahora es el momento de extraer lecciones", dijo la Comisión.

Los movimientos anti-UE han arraigado en todo el bloque, en medio de una sensación de abandono por parte de Bruselas entre algunos grupos de votantes. Incluso aunque no logren mayorías como hizo el campo del Brexit en Reino Unido el año pasado, su resentimiento se ha convertido en un factor político a tener en cuenta.

Entre sus propuestas concretas, la Comisión quiere que los padres de todos los países de la UE puedan tener 10 días de permiso por el nacimiento de un hijo, pagados como si fuera una baja por enfermedad. Aunque varios países tienen sus propias leyes al respecto, en la actualidad no existen este tipo de normas paneuropeas.

Todos los trabajadores de la UE también tendrían derecho a cinco días de baja para atender a familiares gravemente enfermos o dependientes. Por último, en una extensión de leyes ya existentes, todos los padres trabajadores de niños de hasta 12 años y cuidadores con familiares dependientes tendrían derecho a solicitar jornadas reducidas o flexibles y posiblemente elegir dónde trabajan.

    

(Traducido por Blanca Rodríguez)

Reuters

 Reuters internacional