Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La aparente amenaza de la líder ultraderechista francesa Marine le Pen de castigar a los funcionarios que "persigan" a opositores políticos podría haber erosionado sus apoyos entre la ciudadanía, según un sondeo que mostró una caída en los respaldos en la primera ronda de las elecciones francesas. En la imagen, Marine Le Pen durante una intervención en París el 2 de marzo de 2017. REUTERS/Charles Platiau

(reuters_tickers)

PARÍS (Reuters) - La aparente amenaza de la líder ultraderechista francesa Marine le Pen de castigar a los funcionarios que "persigan" a opositores políticos podría haber erosionado sus apoyos entre la ciudadanía, según un sondeo que mostró una caída en los respaldos en la primera ronda de las elecciones francesas.

El sondeo de intención de voto de la firma de investigación BVA halló que Le Pen se haría con un 25 por ciento de los votos en la primera vuelta de abril, un 1,5 por ciento menos que en el anterior sondeo de la misma firma el 23 de octubre.

La encuesta halló que el centrista independiente Emmanuel Macron recupera impulso, subiendo tres puntos, hasta el 24 por ciento de los sufragios.

El conservador François Fillon seguía cosechando un 19 por ciento, por lo que sería eliminado de una segunda ronda que se celebrará en mayo, en la que Macron aparece derrotando a Le Pen por un 62 por ciento de los votos, frente al 38 por ciento de ella.

Otro sondeo, de Odoxa, mostró el viernes que Macron acabaría por delante de Le Pen en la primera ronda.

BVA indicó que Le Pen probablemente había perdido apoyos por sus comentarios en un acto en Nantes la semana pasada, cuando pareció amenazar con castigar a los funcionarios que "persiguieran" a contrincantes políticos.

Le Pen se negó a acudir a un interrogatorio policial el mes pasado por las acusaciones de que hizo pagos ilegales de la UE a su personal y su abogado dijo el viernes que también se había negado a acudir a declarar ante los jueces. Algunos de sus ayudantes han sido puestos bajo investigación formal.

El sondeo de BVA fue realizado entre el 28 de febrero y el 2 de marzo, en parte después del anuncio de que Fillon podría ser puesto bajo investigación formal por las acusaciones de que pagó a su mujer cientos de miles de euros de dinero público por un trabajo que apenas realizó.

Reuters