Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El director de asuntos legislativos de la Casa Blanca, Marc Short, conversa con el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, en un evento en Washington. Foto de arhivo. Junio, 2017. REUTERS/Joshua Roberts

(reuters_tickers)

WASHINGTON (Reuters) - Demócratas y republicanos de Estados Unidos alcanzaron un acuerdo sobre una nueva ley de sanciones contra Rusia, Irán y Corea del Norte, dijeron el sábado legisladores, una medida que limitaría cualquier potencial esfuerzo del presidente Donald Trump por levantar las acciones punitivas sobre Moscú.

Una iniciativa legal denominada Ley para Contrarrestar las Actividades Desestabilizadoras de Irán, que fue aprobada por el Senado hace un mes, quedó detenida por la Cámara de Representantes debido a que legisladores republicanos propusieron incluir a Corea del Norte en la medida.

La Cámara baja tiene previsto votar el sábado una serie de proyectos de ley con sanciones a Rusia, Irán y Corea del Norte, de acuerdo al despacho del líder de la mayoría de la Cámara, Kevin McCarthy. La iniciativa legal "los hará responsables por sus acciones peligrosas", dijo el legislador en un comunicado emitido el sábado.

Según el principal proyecto de ley, Trump debe presentar al Congreso un reporte sobre acciones propuestas que "alteren significativamente" la política exterior de Estados Unidos en relación a Rusia, incluyendo reducir sanciones o regresar propiedades diplomáticas en Maryland y Nueva York que el expresidente Barack Obama ordenó desalojar en diciembre.

El Congreso tendría al menos 30 días para sostener audiencias y entonces votaría para ratificar o rechazar los cambios propuestos por Trump.

Muchos legisladores esperan que la ley envíe un mensaje a Trump respecto a que se debe mantener firme ante Rusia.

Trump, quien se reunió con Putin en la cumbre del G-20 en Hamburgo este mes y dijo que era un "honor" conocerlo, ha sido criticado por su intento de renovar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. Su Gobierno ha estado asediado por las investigaciones sobre los posibles lazos de su campaña a la presidencia del 2016 y Moscú.

Mediante estas leyes, republicanos y demócratas quieren castigar a Rusia por su decisión en el 2014 de anexarse a Crimea, una península ucraniana, y por intervenir en las elecciones presidenciales del 2016 en Estados Unidos.

Putin ha negado cualquier intervención en el proceso electoral estadounidense del año pasado, mientras que Putin sostiene que su equipo de campaña jamás estuvo coludido con Rusia.

(Reportes de Lesley Wroughton y David Shepardson en Washington. Editado en español por Marion Giraldo)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters