Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder opositor venezolano Leopoldo López, al que le concedieron arresto domiciliario después de más de tres años en la cárcel, saluda a sus seguidores en Caracas, Venezuela, julio 8, 2017. REUTERS/Andres Martinez Casares

(reuters_tickers)

Por Eyanir Chinea y Alexandra Ulmer

CARACAS (Reuters) - La justicia venezolana concedió el arresto domiciliario al líder opositor Leopoldo López que, después de permanecer más de tres años en una cárcel militar acusado de instigar protestas antigubernamentales, exhortó a seguir con las manifestaciones.

Trepado sobre el muro que divide su casa de la calle, López apareció la tarde del sábado besando una bandera de Venezuela y saludó a las decenas de seguidores que fueron a recibirlo.

A pesar de la algarabía, López, de 46 años y a quien se lo vio aparentemente saludable, seguirá purgando una condena de casi 14 años como la cara más visible de la ola de protestas callejeras contra el presidente Nicolás Maduro en el 2014.

El Tribunal Supremo de Justicia dijo que su presidente, Maikel Moreno -sancionado en Estados Unidos por asumir potestades del Parlamento opositor- le concedió la "medida humanitaria" por su situación de salud a López, un economista educado en Estados Unidos preso desde febrero del 2014. La corte no dio detalles sobre la salud del líder opositor.

"Me mantengo firme en mi oposición a este régimen y en mi convicción de luchar por una verdadera paz, convivencia, cambio y libertad", dijo López en un mensaje escrito leído por un correligionario suyo, Freddy Guevara. "No tengo voluntad alguna de claudicar mi lucha".

A principios de mayo, el Gobierno socialista difundió un video de López donde se le ve en buena forma física, luego de que se esparcieran rumores de su posible muerte.

"Estoy feliz, él está feliz (...) está abrazando a sus niños, está con su señora", sostuvo el padre de López, que comparte el mismo nombre con su hijo, a una radio de España.

Más tarde, Maduro celebró la medida como un ejemplo de que en el país existe independencia de poderes.

"Apoyo la decisión del Tribunal Supremo de Justicia", dijo el mandatario en un acto público para promover la Asamblea Nacional Constituyente, un cuerpo que estará por encima del resto de poderes públicos y que reescribirá la carta magna.

"Ojalá esta medida sea entendida y el señor Leopoldo López, después de casi cuatro años en Ramo Verde, lance un mensaje de rectificación y de paz, porque el país quiere paz", agregó.

Días atrás, durante una visita frustrada a la cárcel de Ramo Verde, en las afueras de Caracas, Tintori grabó un video donde se escucha presuntamente la voz de su esposo decir que estaba siendo torturado.

"MÁS FUERZA"

La justicia venezolana ha concedido prisión domiciliaria a otros políticos de alto nivel, como el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma. Y el defensor del pueblo adelantó que en las próximas horas podrían liberarse a otros más.

A pesar de que sus abogados aún desconocen las condiciones de reclusión de López, el resto de políticos que cumplen condena en sus casas tienen prohibido dar declaraciones a los medios de comunicación y expresarse por redes sociales.

Gobiernos de distintas partes del globo y organizaciones defensoras de derechos humanos pidieron, por años, la liberación de López. Y el sábado, la noticia fue aplaudida alrededor de América. [nL1N1JZ0GK]

En Venezuela, los demás líderes opositores también celebraron la noticia y exigieron que se libere a las más de 100 personas que consideran "presos políticos" y consideraron que el cambio de su condición carcelaria los llena de energía para seguir adelante con su objetivo de cambiar de Gobierno.

"Que Leopoldo esté en familia le da más fuerza al pueblo venezolano para seguir luchando en la calle por la libertad. Venezuela continúa firme", escribió otro excompañero de López y actual presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges.

Desde que se entregó a la justicia, acompañado por una multitud de seguidores, López se convirtió en el preso más célebre del país, catalogado por sus seguidores como un prisionero de conciencia, pero tildado por el chavismo gobernante como un criminal violento.

La oposición venezolana acumula 100 días en las calles del país protestando contra lo que considera una "dictadura", en jornadas que han dejado al menos 90 fallecidos. Maduro, por su parte, asegura que las manifestaciones solo buscan desbancarlo.

A fines del 2015, uno de los fiscales que llevó el caso de López huyó de Venezuela y dijo a través de un video que las pruebas contra el opositor eran "falsas" y que había sido sometido a "inmensas presiones" para encerrarlo.

(Escrito por Diego Oré; Reporte adicional de Brian Ellsworth y Andreína Aponte en Caracas, Luis Jaime Acosta en Bogotá, Felipe Iturrieta en Santiago, Adriana Barrera en Ciudad de México, Teresa Céspedes en Lima,; Editado por Pablo Garibian)

Reuters