Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los líderes de la Unión Europea se reunieron en Roma el sábado para celebrar el sexagésimo aniversario del tratado fundacional del bloque y demostrar que la UE puede sobrevivir a la inminente salida de Reino Unido, una de las potencias del grupo de 28 países. En la imagen, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, durante su discurso en el acto del 60 aniversario del Tratado de Roma, en Roma, el 25 de marzo de 2017. REUTERS/Remo Casilli

(reuters_tickers)

Por Jan Strupczewski y Crispian Balmer

ROMA (Reuters) - Los líderes de la Unión Europea se reunieron en Roma el sábado para celebrar el sexagésimo aniversario del tratado fundacional del bloque y demostrar que la UE puede sobrevivir a la inminente salida de Reino Unido, una de las potencias del grupo de 28 países.

Bajo fuertes medidas de seguridad en una capital italiana que se preparaba para protestas contra la UE y el riesgo de ataques como el perpetrado por un seguidor de Estado Islámico esta semana en Londres, los 27 líderes nacionales se reunieron en el palacio de Campidoglio, donde se firmó el Tratado de Roma el 25 de marzo de 1957.

En el aniversario destaca la ausencia de la primera ministra británica, Theresa May, que escribirá oficialmente el miércoles al presidente de la cumbre de la UE, Donald Tusk, para anunciar que la segunda economía del bloque saldrá del mismo tras un proceso de negociaciones que podría durar dos años.

Gran Bretaña rechazó la nueva comunidad europea en el momento de su creación, pero se unió finalmente en 1973. Su ciudadanía votó a favor de salir de la UE en junio pasado.

    Sin el denominado Brexit, podría haber sido una cumbre moderadamente esperanzadora en el palacio donde antiguos enemigos como Francia y Alemania firmaron junto a Italia, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo el tratado original.

Todas las economías del bloque están creciendo después del declive de la pasada década y el reciente caos fronterizo que se ha atenuado en gran medida ya que el flujo de refugiados está, por el momento, bajo control.

    Pero el Brexit ha socavado la confianza de una Unión que ha ayudado a traer la paz y una prosperidad creciente al Viejo Continente, y ha alentado un populismo que desafía a los gobiernos desde Estocolmo a Sicilia.

Asimismo, ha amplificado las pequeñas fricciones entre las más de dos docenas de gobiernos nacionales y ha obligado a los asesores de los líderes a diluir lo que podría haber sido una gran declaración de unidad por el 60 cumpleaños del bloque.

Reuters