Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen, el presidente de la comisión de la ONU, Paulo Pinheiro, habla sobre Siria en una conferencia de prensa en Ginebra, el 5 de marzo de 2014. Al menos 1.000 personas, en su mayoría civiles, fueron asesinadas y casi la misma cantidad resultó herida en enfrentamientos y otros hechos de violencia en junio en Irak mientras militantes suníes arrasaban el norte del país, dijo el martes Naciones Unidas. REUTERS/Denis Balibouse

(reuters_tickers)

Por Stephanie Nebehay

GINEBRA (Reuters) - Al menos 1.000 personas, en su mayoría civiles, fueron asesinadas y casi la misma cantidad resultó herida en enfrentamientos y otros hechos de violencia en junio en Irak mientras militantes suníes arrasaban el norte del país, dijo el martes Naciones Unidas.

Las víctimas incluyen un número de ejecuciones sumarias confirmadas cometidas por fuerzas del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) y prisioneros muertos por fuerzas iraquíes en retirada.

Al menos 757 civiles murieron y 599 resultaron heridos en las provincias norteñas de Nineveh, Diyala y Saladdin desde el 5 al 22 de junio, dijo el portavoz de derechos humanos de la ONU, Rupert Colville, en una conferencia de prensa.

"Esta cifra, que debería ser observada como mínima, incluye un número de ejecuciones sumarias verificadas y matanzas extrajudiciales de civiles, policías y soldados que estaban fuera de combate", dijo. Otros murieron por disparos y fuego cruzado.

Al menos otras 318 personas murieron y 590 resultaron heridas durante el mismo período en Bagdad y áreas hacia el sur, muchos debido a la explosión de al menos seis coches bomba, agregó.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, mantuvo el martes conversaciones de crisis con líderes de la región autónoma del Kurdistán iraquí y los instó a apoyar a Bagdad ante el avance de insurgentes suníes que amenaza con desmembrar el país.

Las fuerzas de seguridad iraquíes combatieron con facciones armadas suníes por el control de la mayor refinería de petróleo del país, ubicada a 200 kilómetros al norte de Bagdad, bajo amenaza durante casi dos semanas puesto que los militantes tomaron ciudades del norte.

Los secuestros continuaron siendo reportados en provincias del norte del país y en Bagdad, dijo Colville. Estas incluyeron 48 ciudadanos turcos secuestrados del Consulado de Turquía, cuando ISIL capturó Mosul, y 40 ciudadanos indios que trabajaban para una firma constructora iraquí.

(Reporte de Stephanie Nebehay. Editado en español por Lucila Sigal)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters