Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Socorristas buscando estudiantes sobrevivientes en los restos derruidos de la escuela Enrique Rébsamen en Ciudad de México, sep 20, 2017. REUTERS/Edgard Garrido

(reuters_tickers)

Por Josué González, José Cortés y Daniel Trotta

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - Miles de rescatistas seguían escarbando el jueves entre los escombros en busca de sobrevivientes del mortífero sismo que sacudió a México esta semana y dejó al menos 273 muertos, la mitad de ellos en la capital del país.

Los cuerpos de rescate concentraban sus esfuerzos en varios puntos de Ciudad de México, especialmente donde se creía que podría haber personas con vida o cadáveres como en una fábrica de textiles, una escuela y varios edificios derrumbados.

En la fábrica, ubicada en el centro de la ciudad, muchos escombros habían sido removidos. Socorristas cortaban varillas con tenazas y hacían agujeros en la losa para buscar víctimas, entre las cuales hay cinco taiwaneses, algunos familiares del dueño de la fábrica.

Un rescatista dijo a Reuters TV que al menos un sobreviviente está dentro de un auto y que lo localizaron porque emitió golpes.

"Supimos que estaba en un carro porque le dijimos: si estás adentro del vehículo, por favor, da tres golpes, dio tres golpes (...) así fue como logramos localizarlo, está debajo de esa losa, están trabajando para rescatarlo", describió el socorrista.

Aunque las autoridades no han dado cifras de rescatados en ese sitio, cuerpos recuperados o desaparecidos, algunos rescatistas temen que pudieran haber varios fallecidos porque a la hora del sismo de magnitud 7.1 del martes había mucha gente trabajando en la textilera.

Solo en la capital, 50 personas aún podrían estar bajo los escombros de varias edificaciones, por lo que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, dijo que "no se suspenderían las labores de búsqueda" y que la recuperación se estima costará miles de millones de pesos.

CONFUSIÓN SOBRE NIÑA

En medio de una confusión entre autoridades que dijeron el miércoles que había una niña viva atrapada en los restos de una escuela y las frenéticas labores de rescatarla, el subsecretario de la Marina, Ángel Sarmiento, descartó el jueves que se tratara de una menor y que apuntaba a que podría ser un adulto.

Horas más tarde, la institución dijo que "la información que prevalece hasta este momento no es segura si se trata de una persona mayor o de una niña" y que seguirían con la búsqueda.

Sarmiento, que pidió disculpas por la declaración que había dado horas antes descartando a la menor, dijo que la Marina había dado sus reportes con base en los reportes técnicos y el testimonio de los rescatistas civiles y de la institución en la escuela Enrique Rébsamen.

Bomberos estadounidenses que llegaron para ayudar en labores de rescate dijeron, antes del mensaje de la Marina, que no había posibilidades de encontrar más personas con vida ahí.

"Siempre existe la posibilidad, pero no es probable", dijo a Reuters el capitán Raúl Ramírez, del departamento de bomberos en el condado de Los Ángeles, California, Estados Unidos.

La cadena Televisa, que por horas estuvo transmitiendo el miércoles en vivo el dramático operativo de rescate y dando detalles de la presunta niña, dijo tras la negación de Sarmiento sobre la menor que basó sus reportes en fuentes de la Marina y exigió una explicación sobre el cambio de versión.

De la escuela, 11 menores fueron rescatados con vida de entre los escombros. Pero también se recuperaron los cadáveres de 19 niños y seis adultos.

Según el Gobierno de la ciudad, al menos medio centenar de personas había sido salvado en la capital hasta el miércoles y unas 1,900 resultaron heridas.

EN RIESGO FATAL

Imágenes de rescatistas y voluntarios laborando se repetían especialmente en la parte centro y sur de la ciudad. También podía verse a soldados armados custodiando edificios desalojados.

Además de la capital, el demoledor sismo provocó daños y muertos en los estados de Morelos, Estado de México, Puebla, Guerrero y en el sureño Oaxaca, golpeado junto con Chiapas por un terremoto magnitud 8.1 a inicios de septiembre que dejó casi 100 muertos.

En muchos de los sitios golpeados, los residentes fueron desalojados de sus hogares ante la posibilidad de algún derrumbe. De acuerdo con el gobierno de Ciudad de México, 2,400 inmuebles deben ser revisados.

Vecinos de una popular y céntrica colonia en Ciudad de México temían por el futuro de las estructuras dañadas.

Mientras tanto, a través de redes sociales, familias enteras de estados aledaños a la capital, afectados por el sismo, clamaban por ayuda, y dormían en las calles o en albergues en los que ya no tenían comida.

Temerosas de perder la vida, familias enteras hicieron peligrosos viajes de regreso a edificios con daños estructurales para sacar sus cosas y llevarlas a una zona segura. Cargaban camiones con colchones, muebles y televisores.

Otros prefirieron dormir en vehículos en las calles, en lugar de ir a un refugio o regresar a sus casas dañadas. En su desesperación hubo quienes incluso se pararon al filo de las carreteras con mensajes en los que pedían apoyo y comida.

Solo en la capital, las viviendas de unas 2,500 personas sufrieron daños parciales o totales. Muchos llegaron a albergues habilitados desde el primer día de la catástrofe.

En otras zonas del país, como Morelos, el segundo estado con mayor número de muertos, el gobernador cifraba en miles los heridos y las edificaciones destruidas o afectadas, muchas de ellas humildes viviendas.

Los rescates continuaban la noche del jueves y se sumaban a ellos especialistas de diversos países entre ellos Estados Unidos, Japón y Chile.

(Con reporte adicional de Noé Torres, Adriana Martínez, Ana Isabel Martínez, Stefanie Eschenbacher, Frank Jack Daniel y Lizbeth Díaz, Escrito por Verónica Gómez, editado por Gabriela Donoso y Pablo Garibian)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters