Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Activista lleva un cartel al llegar a la estación central de tren de Hauptbahnhof de Hamburgo durante la cumbre del G20. 6 de julio 2017. REUTERS/Fabrizio Bensch

(reuters_tickers)

Por Joseph Nasr

HAMBURGO, Alemania (Reuters) - "Bienvenidos al Infierno". Ese es el saludo para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y para otros líderes mundiales por parte de manifestantes anticapitalismo en Hamburgo, que se preparan para airadas protestas en la cumbre del G-20 en la ciudad portuaria alemana.

Entre los 100.000 manifestantes que se prevé que lleguen a la ciudad, las fuerzas de seguridad consideran que unos 8.000 están dispuestos a cometer actos de violencia, un desafío para los encargados de resguardar la cumbre del 7 y 8 de julio de líderes de las 20 economías más grandes del mundo.

No ha habido hechos significativos de violencia en varias manifestaciones más pequeñas en la ciudad esta semana, incluyendo una marcha el miércoles de más de 7.000 personas que bebían cerveza y llevaban pancartas para denunciar el capitalismo y a los líderes del G-20.

Pero un incendio durante la noche en una concesionaria de automóviles Porsche en el norte de la ciudad que provocó daños en ocho vehículos podría ser la antesala de lo que estaría por venir. La policía dijo que estaba investigando si pudo haberse tratado de un incendio intencional.

"No existe evidencia concreta para vincular este incidente a la cumbre del G-20, pero asumimos que ese es el caso", declaró un portavoz de la policía a Reuters.

Los habitantes de Hamburgo no están contentos de que la canciller Angela Merkel haya decidido realizar la cumbre en el centro de la segunda ciudad más grande de Alemania debido a que temen daños a la propiedad por parte de manifestantes violentos. Además, sus rutinas diarias están siendo afectadas por medidas de seguridad.

Hasta 20.000 policías estarán en servicio para vigilar la manifestación principal, llamada "Bienvenidos al Infierno" por la alianza de grupos anticapitalismo que la organizaron. Los manifestantes han dicho que tratarán de bloquear calles en la ciudad.

Los manifestantes afirman que el G-20 ha fracasado a la hora de resolver muchos de los temas que amenazan a la paz mundial, como el cambio climático, el aumento de la desigualdad y los conflictos.

(Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters