Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana Angela Merkel llega al funeral del ex presidente alemán Roman Herzog en Berlín. 24 de enero de 2017. Fiscales generales de varios estados de Estados Unidos están discutiendo si presentan un medida judicial en contra de un decreto del presidente Donald Trump, que restringe la entrada al país de personas de siete países donde la religión musulmana es mayoritaria. REUTERS/Fabrizio Bensch

(reuters_tickers)

BERLÍN (Reuters) - La canciller alemana, Angela Merkel, dijo al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que la lucha global contra el terrorismo no es una excusa para prohibir el ingreso de refugiados o de ciudadanos de países de mayoría musulmana, informó su portavoz el domingo.

"Ella está convencida de que incluso la necesaria y decidida batalla contra el terrorismo no justifica poner a personas bajo una sospecha generalizada sólo por su origen o su fe (religiosa)", dijo el portavoz Steffen Seibert.

El funcionario sostuvo que el Gobierno alemán lamenta la prohibición de viajes que impuso el gobierno de Trump a refugiados y ciudadanos de países con población mayoritariamente musulmana, lo que incluye a personas con doble nacionalidad.

Añadió que Merkel expresó esa preocupación a Trump durante un llamado telefónico el sábado y le recordó que la Convención de Ginebra requiere que la comunidad internacional acepte a refugiados de guerra por razones humanitarias.

Afirmó que el Gobierno alemán ahora revisará las consecuencias de la prohibición de Estados Unidos en el caso de los ciudadanos con doble nacionalidad y que representaría "sus intereses, de ser necesario, frente a sus socios estadounidenses".

Trump ordenó el viernes suspender por cuatro meses el ingreso de refugiados a Estados Unidos y prohibió temporalmente la entrada de ciudadanos de Siria, Libia, Yemen, Irak, Irán, Somalia y Sudán. [nL1N1FI0J6]

Ambos líderes destacaron sus intereses comunes, como un fortalecimiento de la OTAN y del combate a la insurgencia islamista, en un comunicado conjunto enviado tras la conversación telefónica de 45 minutos que sostuvieron el sábado.

(Reporte de Andreas Rinke y Andrea Shalal; Escrito por Andrea Shalal. Editado en español por Marion Giraldo)

Reuters