Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Viajeros esperan el tren en Clapham Junction, Londres durante paralización en el transporte público de Gran Bretaña, 9 ene, 2017. Los empleados del metro de Londres comenzaron el lunes una semana de paralización en el transporte público de Gran Bretaña. REUTERS/Stefan Wermuth

(reuters_tickers)

Por Paul Sandle y Alistair Smout

LONDRES (Reuters) - Los empleados del metro de Londres comenzaron el lunes una semana de paralización en el transporte público de Gran Bretaña.

La mayoría de las estaciones del metro en el centro de la capital británica quedaron cerradas y muchos de los 4,8 millones de los usuarios que cada día suben al metro se vieron obligados a recurrir a medios de transporte alternativos.

La huelga, que durará 24 horas, provocó largas filas en las estaciones de los autobuses en Londres y atascos más extensos de los habituales en los accesos por carretera.

Los sindicatos convocaron a la huelga por no estar de acuerdo con la política de recursos humanos de la compañía tras el cierre de muchas taquillas en los últimos años.

El martes, miércoles y viernes, los conductores de tren de Southern Rail convocaron a paros que afectarán a cientos de miles de pasajeros en la costa sur así como el transporte por tren con destino al aeropuerto londinense de Gatwick. Con la huelga, los conductores buscan protestar contra los planes de recorte de personal de Southern Rail.

También el martes comenzará una huelga de dos días de British Airways, socio de Iberia en IAG, aunque la compañía dijo que espera un impacto limitado en sus vuelos.

"La huelga de hoy es totalmente innecesaria", dijo el alcalde de Londres, Sadiq Khan. "Esta huelga de metro está causando problemas a millones de londinenses", declaró.

Y Nick Herbert, un parlamentario conservador, criticó los paros en el diario Daily Telegraph: "Es intolerable que los servicios públicos clave puedan ser bloqueados por un pequeño número de sindicalistas militantes en lo que cada vez se parece más a una acción política coordinada".

(Escrito por Michael Holden. Traducido por Redacción de Madrid. Editado en español por Marion Giraldo)

Reuters