Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Personas asisten a una manifestación a favor de una España unificada un día antes del proscrito referendo por la independencia del 1 de octubre, en Barcelona, España, el 30 de septiembre de 2017. REUTERS/Yves Herman

(reuters_tickers)

Por Antonio Denti

BARCELONA, España (Reuters) - Miles de manifestantes españoles pro unidad que se oponen al proscrito referendo sobre la independencia de Cataluña se reunieron en Barcelona el sábado, en una señal de cómo la controvertida votación programada para el domingo ha dividido al país.

El referendo, declarado ilegal por Madrid, ha sumido al país en su peor crisis constitucional en décadas, ha provocado temores de violencia en las calles y puesto a prueba al Gobierno central en su relación con la rica región nororiental.

Manifestantes que agitaron banderas españolas atiborraron la plaza central fuera de la sede del gobierno regional y el ayuntamiento de Barcelona. Un hombre quemó una bandera catalana, mientras que un grupo trató de retirar una pancarta que decía "Más democracia" que colgaba desde la fachada del ayuntamiento ante los vítores de la multitud.

Horas antes del inicio de la votación, aún no está claro si el referendo se va a realizar, pese a afirmaciones del gobierno regional de que procederá y la insistencia de Madrid en que bloqueará las votaciones.

El Ministerio del Interior de España dijo el sábado a través de un comunicado que la mayoría de los edificios que serían local de votación del referendo catalán fueron cerrados, mientras que otros estaban ocupados por personas determinadas a impedir que la policía ejecutara una orden judicial para cerrar esos recintos.

Se prevé que decenas de miles de catalanes traten de votar el domingo, aunque los comicios no tendrán estatus legal debido a que fueron bloqueados por la Corte Constitucional de España y por Madrid por discrepar de la Constitución de 1978.

Cataluña tiene 7,5 millones de personas, muchas de las cuales hablan en catalán, y una economía más grande que la de Portugal.

Cientos de partidarios del referendo pasaron la noche en escuelas con sus hijos y dijeron que planeaban permanecer ahí hasta el domingo para que estuvieran abiertas para recibir a los votantes.

Si la votación tuviera lugar, es probable que gane el "sí", dado que se prevé que sufrague la mayoría del 40 por ciento de los catalanes que, según los sondeos, apoya la independencia, mientras que la mayoría de los que está en contra no acudiría a las urnas.

(Escrito por Sonya Dowsett. Editado en español por Patricio Abusleme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters