Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo, una vista de la zona costera cercana a la Gran Barrera de Coral en Queensland, Australia. Fuertes vientos e intensas lluvias azotaban las áreas costeras del noreste de Australia el martes, ante el paso de un poderoso ciclón cerca de la famosa Gran Barrera de Coral. REUTERS/David Gray

(reuters_tickers)

Por Tom Westbrook y Benjamin Weir

SÍDNEY (Reuters) - Fuertes vientos e intensas lluvias azotaban las áreas costeras del noreste de Australia el martes, ante el paso de un poderoso ciclón cerca de la famosa Gran Barrera de Coral.

La velocidad de los vientos superó los 260 kilómetros por hora (kph) cuando la tormenta pasó junto a los complejos turísticos de la costa y tocó tierra con categoría cuatro, apenas una por debajo del ciclón más poderoso en la escala.

La tormenta fue degradada luego a categoría dos. Meteorólogos dijeron que los vientos huracanados persistirían durante la noche, aunque el fenómeno problablemente mermaría a categoría uno rápidamente para el miércoles al amanecer.

La policía dijo que un hombre resultó seriamente herido cuando un muro se desplomó en Proserpine, a unos 900 km al noroeste de la capital de Queensland, Brisbane. Las condiciones del clima aún eran malas por lo que no se podía evaluar plenamente los daños.

"Recibiremos más reportes de heridos, si es que no de muertes. Necesitamos estar preparados para eso", dijo el comisario de policía de Queensland, Ian Stewart, a periodistas en Brisbane.

El ciclón Debbie llevó a evacuar a 30.000 personas de la zona más afectada. Las autoridades almacenaron alimento y combustible y el Ejército estaba listo para brindar apoyo, dado que los vientos dejaron sin electricidad a unas 48.000 personas.

Los puertos de Abbot Point, Mackay y Hay Point permanecían cerrados, igual que el aeropuerto Townsville, y las aerolíneas Qantas, Jetstar, Rex y Virgin Australia cancelaron varios vuelos en la región. Las mineras BHP Billiton y Glencore detuvieron sus operaciones en las instalaciones ubicadas en zonas de paso del ciclón.

Debbie es la tormenta más fuerte en azotar Queensland desde que el ciclón Yasi destruyó casas y cultivos y devastó centros turísticos de la isla en 2011.

(Escrito por Jane Wardell; Editado en español por Ana Laura Mitidieri y Gabriela Donoso)

Reuters