Reuters internacional

Una columna de humo se levanta desde el distrito de al-Mishlab, en las afueras al sudeste de Raqqa, Siria, el 10 de junio de 2017. Fuerzas sirias respaldadas por Estados Unidos han avanzado en lados opuestos de Raqqa, considerada como la capital de Estado Islámico en Siria, dijeron el sábado los militares y un grupo que realiza un seguimiento del conflicto. REUTERS/Rodi Said

(reuters_tickers)

BEIRUT (Reuters) - Fuerzas sirias respaldadas por Estados Unidos han avanzado en lados opuestos de Raqqa, considerada como la capital de Estado Islámico en Siria, dijeron el sábado los militares y un grupo que realiza un seguimiento del conflicto.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), un grupo de milicias kurdas y árabes respaldadas por una coalición liderada por Estados Unidos, comenzaron a atacar Raqqa el martes tras una campaña de varios meses para sitiar a la ciudad.

Raqqa ha albergado a líderes militares y burócratas de Estado Islámico y ha sido usada para planificar ataques en países alrededor del mundo.

Estado Islámico aún tiene un gran pedazo de territorio junto al Valle del Éufrates y grandes porciones del desierto, pese a recientes pérdidas de tierras ante las FDS, el Ejército sirio y grupos rebeldes.

Exresidentes en contacto con familiares en la ciudad dijeron que al menos 50 personas, la mayoría de ellas civiles, murieron en una escalada de ataques liderados por Estados Unidos sobre áreas residenciales de la ciudad en las últimas 24 horas.

Amaq, una agencia de noticias afiliada a Estado Islámico, divulgó imágenes de lo que dijo que eran municiones de fósforo blanco quemando la ciudad de Raqqa lanzadas por la coalición liderada por Estados Unidos. La agencia afirmó que 33 personas murieron y 25 resultaron heridas en una serie de incursiones nocturnas.

La coalición liderada por Estados Unidos no niega que use bombas incendiarias y sostiene que las bajas son inevitables, pese a que trata de reducir al mínimo el impacto de su campaña militar entre civiles.

(Reporte de Angus McDowall y Suleiman al Khalidi. Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters

 Reuters internacional