Navigation

Militares colombianos viajan a Cuba para unirse a diálogo de paz con FARC

Trabajadores arreglan un pendón de cara a los diálogos de paz entre la guerrilla izquierdista de las FARC y el Gobierno colombiano en La Habana, ago 16 2014. Un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas de Colombia viajó el jueves a Cuba para participar en la negociación de paz con la guerrilla de las FARC y comenzar a discutir un cese del fuego bilateral y definitivo, así como el desarme de los rebeldes, informó el presidente Juan Manuel Santos. REUTERS/Alexandre Meneghini reuters_tickers
Este contenido fue publicado el 21 agosto 2014 - 23:47

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTÁ (Reuters) - Un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas de Colombia viajó el jueves a Cuba para participar en la negociación de paz con la guerrilla de las FARC y comenzar a discutir un cese del fuego bilateral y definitivo, así como el desarme de los rebeldes, informó el presidente Juan Manuel Santos.

Es la primera vez en medio siglo de conflicto que oficiales activos de las Fuerzas Armadas se sentarán frente a frente con líderes de la guerrilla en un proceso de negociación.

"Se trata de este primer paso de estudiar las alternativas, los mecanismos, las posibilidades, las experiencias que se han tenido y ver cómo, en un conflicto tan complejo como el nuestro (...), podemos ir dando ese paso final y definitivo para lograr la paz", dijo Santos en un acto de Gobierno.

"Por primera vez en la historia, por primera vez en 50 años de guerra se inicia la discusión sobre el cese al fuego definitivo, el cese de hostilidades definitivo, la dejación de armas", agregó.

El mandatario reveló que la comisión está liderada por el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares, general Javier Flórez, y oficiales del Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada y la Policía. Flórez participó en las operaciones más exitosas contra las FARC, que cuentan con unos 8.000 combatientes.

El senador y ex presidente Alvaro Uribe, el principal crítico de la negociación de paz, cuestionó la decisión de Santos y dijo que es un abuso de poder que afecta la seguridad del país.

"El proceso de paz no se puede hacer sin el consejo, sin el concurso, sin la participación de las Fuerzas Militares y de la Policía", afirmó Santos al defender su decisión.

COMISIÓN HISTÓRICA

En La Habana, las FARC y el Gobierno colombiano acordaron instalar el jueves una comisión histórica sobre el conflicto y sus víctimas, integrada por 12 académicos y profesores universitarios, para que contribuya a un eventual acuerdo de paz.

El grupo, que busca proveer de ideas a ambas delegaciones, es independiente, no interviene en las decisiones de la mesa de las conversaciones, ni será una comisión de la verdad que en su debido momento se deberá instalar, explicó Santos en Bogotá.

El profesor Jairo Hernando Estrada, integrante de la comisión, dijo a periodistas que "hay que entender el trabajo de la comisión (...) con el propósito de avanzar hacia la solución del conflicto y de contribuir a sentar las bases para caminar la senda de la reconciliación nacional".

El Gobierno de Santos mantiene desde hace casi dos años en Cuba una negociación de paz con las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con la que se busca poner al conflicto interno que ha dejado más de 200.000 muertos y millones de desplazados.

Sin embargo, el diálogo ocurre en medio de la confrontación ante la negativa del presidente de firmar un cese bilateral de hostilidades, como propuso la guerrilla, con el argumento de que podría utilizarlo para prolongar indefinidamente el proceso y sacar ventaja militar.

Pese al envío de la comisión militar a La Habana, Santos ha advertido de que un cese bilateral de fuego sólo se dará después de la firma de los acuerdos de paz.

Hasta el momento las partes han logrado acuerdos para dar acceso a la tierra a los campesinos pobres, sobre las bases para que la guerrilla se convierta en un partido político y mecanismos para combatir el narcotráfico.

Actualmente, discuten la compensación a las víctimas y después deberán abordar el fin del conflicto, así como la implementación, verificación y refrendación de los acuerdos.

(Reporte adicional de Nelson Acosta en La Habana; Editado por Javier López de Lérida)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.