Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un trabajador muestra níquel en una fundición de ferroníquel propiedad de la minera estatal Aneka Tambang Tbk en el distrito de Pomala, Indonesia. 30 de marzo 2011. El cierre planeado de 23 minas en Filipinas, mayormente productoras de níquel, y la suspensión de otras cinco afectarán a alrededor de 1,2 millones de personas, dijeron mineras, y algunas prometieron tomar acciones legales para resistir la decisión. REUTERS/Yusuf Ahmad/File Photo - RTX2R6JY

(reuters_tickers)

Por Enrico Dela Cruz y Manolo Serapio Jr

MANILA (Reuters) - El cierre planeado de 23 minas en Filipinas, mayormente productoras de níquel, y la suspensión de otras cinco afectarán a alrededor de 1,2 millones de personas, dijeron mineras, y algunas prometieron tomar acciones legales para resistir la decisión.

La secretaria de Ambiente y Recursos Naturales, Regina López, ordenó los cierres y suspensiones el jueves al anunciar los resultados de una auditoría de varios meses a las 41 minas, que apuntan a detener las operaciones mineras que se cree que han dañado al medio ambiente.

El presidente de la Cámara de Minas de Filipinas, Artemio Disini, dijo en una conferencia que la primera opción para las mineras afectadas sería apelar al presidente Rodrigo Duterte "antes de ir a las cortes".

"Tenemos un total de 1,2 millones de personas afectadas, incluyendo a familiares", comentó Disini.

El secretario de Finanzas, Carlos Domínguez, dijo el viernes que se reunirá pronto con otros ministros del gabinete para ver si tienen "programas de empleo de emergencia" que puedan absorber a trabajadores que pierdan sus empleos.

"Mi próxima preocupación es el impacto en las finanzas gubernamentales locales debido a que (las mineras) pagan mucho impuesto a los gobiernos locales", declaró Domínguez a periodistas.

Enrique Fernández, presidente de la minera de níquel suspendida Eramen Minerals Inc, que ahora recibió la orden de cerrar, afirmó que los niveles de personal ya cayeron a 150 desde más de 1.000 previamente y que más trabajadores podrían irse a fin de mes.

"El problema es la relación entre el Gobierno y la industria. El Gobierno es más un regulador que un socio en el desarrollo", dijo Fernández a Reuters.

Filipinas es el principal proveedor mundial de mineral de níquel, pero el sector minero contribuye menos de un 1 por ciento a la economía general del país.

(Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters