Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una unidad de misiles Patriot Advanced Capability-3 (PAC-3) es vista en el Ministerio de Defensa en Tokio, Japón, 6 de marzo de 2017. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

(reuters_tickers)

Por Ju-min Park y Kaori Kaneko

SEÚL/TOKIO (Reuters) - Los gobiernos de Tokio y Seúl manifestaron el lunes profunda molestia por el disparo de cuatro misiles balísticos de Corea del Norte hacia la costa noroeste de Japón, días después de prometer represalias por unos ejercicios militares de Estados Unidos y Corea del Sur que consideró como preparación de guerra.

Militares de Corea del Sur dijeron que los proyectiles probablemente no eran misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés), que pueden llegar a Estados Unidos. Los misiles volaron en promedio 1.000 kilómetros y alcanzaron una altura de 260 kilómetros.

Algunos de los misiles cayeron en el mar a 300 kilómetros de la costa noroeste de Japón, dijo el ministro de Defensa nipón, Tomomi Inada.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, reveló que una "fuerte protesta" fue presentada a Corea del Norte, que ha llevado a cabo una serie de pruebas nucleares y de misiles en desafío a las resoluciones de la ONU.

"Los lanzamientos son claramente una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad. Es una acción extremadamente peligrosa", dijo Abe al Parlamento.

El presidente en funciones de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, condenó los lanzamientos de misiles como un desafío directo a la comunidad internacional y dijo que Seúl desplegará rápidamente un sistema estadounidense de defensa antimisiles a pesar de las airadas objeciones de China.

Los misiles fueron lanzados desde la región de Tongchang-ri, cerca de la frontera con China, dijo el portavoz militar surcoreano Roh Jae-cheon en una sesión informativa.

Funcionarios estadounidenses que hablaron con Reuters bajo condición de anonimato dijeron también que no había indicios hasta ahora de que Corea del Norte hubiese probado un misil ICBM.

El ejército estadounidense, en tanto, dijo que detectó y rastreó lo que pareció ser un lanzamiento de misiles por parte de Corea del Norte, pero que esto no representó una amenaza para América del Norte.

Moscú también expresó preocupación por las acciones del Gobierno de Pyongyang. "Definitivamente, estamos seriamente preocupados. Este tipo de acciones son las que llevan a generar tensión en la región y por supuesto que ante esta situación, como es tradicional, Moscú insta a las partes a contenerse", dijo el portavoz del Kremlin Dmitry Peskov.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, dijo en una rueda de prensa diaria que había observado la última acción de Corea del Norte.

"Todas las partes deberían practicar la moderación y no hacer nada que las irrite mutuamente y que empeore las tensiones regionales", dijo Geng, refiriéndose tanto al lanzamiento de misiles del lunes como a los ejercicios militares de Corea del Sur.

(Reporte de Christine Kim y James Pearson en Seúl, Tim Kelly en Tokio, Ben Blanchard en Pekín y Phil Stewart en Washington. Editado en español por Rodrigo Charme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters