Por Vivian Sequera y Mitra Taj

LA PAZ, 26 oct (Reuters) - El presidente de Bolivia, Evo Morales, advirtió que sus seguidores de zonas rurales podrían cercar las ciudades en caso de que continúen las protestas que reclaman una auditoría de los comicios generales en los que se impuso.

Las declaraciones de Morales desde Cochabamba, un bastión regional de su gobierno, se produjeron en un acto con mineros cooperativistas que lo apoyan y aplaudieron sus palabras transmitidas por la televisión estatal.

"Hay un plan," dijo el presidente tras reunirse con un grupo regional de Conalcam, un grupo que une sindicatos rurales que apoya al gobierno. "Si quieren paro, no hay problema, lo vamos a acompañar con cerco en las ciudades para hacerlo respetar (la reelección), a ver si aguantan", dijo el presidente.

En la historia de Bolivia el cerco se refiere a un bloqueo de campesinos que impiden la entrada de gente y suministros a las poblaciones y los últimos datan del siglo XIX.

Los distintos grupos opositores, reunidos en la Coordinadora de Defensa de la Democracia, ratificaron el sábado que las movilizaciones proseguirán hasta conseguir una segunda vuelta y ya ciudades como Santa Cruz están en paro desde el miércoles con comercios cerrados y sin circulación de autos.

No quedó claro de inmediato ni Morales dio detalles sobre cuándo podría producirse esa movilización de sus bases y qué ciudades serían afectadas.

Pero las palabras del presidente marcaron un giro con respecto a declaraciones formuladas más temprano el sábado cuando prometió convocar un balotaje si una eventual auditoría de un conteo de votos que le dio la victoria encontraba evidencia de fraude, en un intento por calmar las protestas y las críticas internacionales tras su cuestionada reelección.

    Morales, actualmente el presidente con más años en el poder en América Latina, es el único sobreviviente de un grupo de líderes izquierdistas que asumieron el cargo en la década anterior, la mayoría de ellos ya reemplazados por gobiernos conservadores.

Venezuela, Cuba y México han felicitado al líder izquierdista que el sábado cumplió 60 años, mientras la Unión Europea y algunos de países de la región como Estados Unidos, Brasil, Argentina y Colombia lo han exhortado a realizar un balotaje con su principal rival, el expresidente Carlos Mesa.

Perú dio el sábado la bienvenida a la invitación de Morales para que la Organización de los Estados Americanos (OEA) haga una "auditoría integral" de la votación conforme a "la Constitución y leyes bolivianas", aunque no comentó sobre una eventual segunda vuelta.

Mesa anunció el sábado que la Coordinadora de Defensa de la Democracia designará una comisión que haga gestiones ante la comunidad internacional para que desconozca los resultados anunciados por la autoridad electoral.

"Exhortamos al gobierno a recapacitar y aceptar la voluntad popular (...) abriéndose a una salida que respete y preserve la democracia", agregó Mesa al leer un comunicado ante periodistas en La Paz.

    Brasil, el mayor socio comercial de Bolivia, ya ha dicho que no reconocerá los resultados de las elecciones hasta que la OEA realice una auditoría, la cual no ha empezado aún.

    "Me informé que los cancilleres de Brasil, Argentina, de Colombia y Estados Unidos dudan sobre las elecciones del 20 de octubre", dijo en otro acto transmitido por la televisión estatal Morales, que los invitó a que "vengan y hagamos auditoría voto por voto, mesa por mesa".

"Si hay fraude, al día siguiente convocamos a la segunda vuelta", agregó.

Morales postuló para un cuarto mandato desafiando los límites legales y un referéndum que rechazó reformar la Constitución para permitirle otro quinquenio. Un fallo judicial, sin embargo, le dio luz verde a fines de 2017 para ser candidato.

"FRAUDE ESCANDALOSO"

    El Tribunal Supremo Electoral (TSE), la máxima autoridad en materia de comicios del país, ha negado los cargos de fraude suscitados el domingo pasado después de la abrupta detención de la publicación de un recuento de votos que mostró que Morales debería medirse a Mesa en una segunda vuelta, la cual tendría lugar el 15 de diciembre.

El gobierno boliviano y la OEA, que ya tiene un equipo de auditores en fila para ir a Bolivia, todavía están discutiendo un marco para la auditoría, y una opción directa sería hacer una extensión de la misión de observación que el organismo envió a las elecciones, dijo a Reuters una fuente con conocimiento del asunto.

La oficina en La Paz de la OEA dijo que la intención es que inicie la auditoría a mediados de la semana que entra.

El recuento de votos del TSE al 100% divulgado el viernes mostró que Morales obtuvo en los comicios del 20 de octubre un 47,08% de los votos frente al 36,51% de Mesa, apenas poco más de los 10 puntos suficientes para ganar en primera vuelta.

La campaña de Mesa ha identificado 100.000 votos con supuestas irregularidades que deberían haber sido anulados, pero que en cambio se inclinaron a favor de Morales.

"El problema ahorita es el fraude, es un escandaloso fraude que nunca se ha visto, por eso el pueblo reacciona", dijo Fredy Salinas, un jubilado de 65 años, mientras compraba en un mercado.

(Reporte de Vivian Sequera y Mitra Taj, Reporte adicional de Anthony Boadle en Brasilia, Mónica Machicao y Daniel Ramos en La Paz. Editado por Rodrigo Charme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes