Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder del grupo rebelde marxista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el representante especial del Secretario General de Naciones Unidas y jefe de la misión del organismo en Colombia, Jean Arnault, asisten al acto final de abandono de las armas en Mesetas, Colombia. 27 de junio, 2017. REUTERS/Jaime Saldarriaga

(reuters_tickers)

BOGOTÁ (Reuters) - Naciones Unidas destruyó más de nueve toneladas de explosivos y 92.000 proyectiles que las FARC tenían almacenados en casi un centenar de escondites en zonas montañosas y selváticas de Colombia como parte del acuerdo de paz con el Gobierno, informó el viernes el organismo internacional.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) concluyeron hace más de una semana el proceso de abandono de las armas ante la ONU, poniendo fin a su lucha como grupo guerrillero y a su participación en un violento conflicto que dejó más 220.000 muertos en más de medio siglo.

La Misión de la ONU en Colombia recibió y almacenó en contenedores 7.132 armas, pero aún continúa con la recuperación de armas, municiones y explosivos que el antiguo grupo guerrillero mantenía almacenados en más de 600 escondites a lo largo y ancho del país.

El jefe de observadores de la Misión de la ONU en Colombia, el general de brigada argentino Javier Antonio Pérez Aquino, dijo que en los escondites localizados hasta ahora también se recuperaron 321 armas, 329 minas antipersonales y 243 proyectiles para morteros.

Las armas de las FARC, que se convertirán en un partido político, serán fundidas para construir tres monumentos en honor a la paz, según lo establecido en el acuerdo que se negoció en Cuba durante cuatro años.

Unos 7.000 integrantes de las FARC permanecen actualmente concentrados en 26 lugares en medio de selvas y montañas, bajo la supervisión de la ONU, en la parte previa de su reingreso a la vida civil.

Además del abandono de las armas, el acuerdo de paz incluye complejos temas como la entrega de tierras a campesinos pobres, justicia, desminado, lucha contra el narcotráfico e inversión social del Estado en educación, salud y carreteras para erradicar la pobreza.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; editado por Carlos Serrano)

Reuters