Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Rex Tillerson testifica durante la audiencia para confirmarlo como secretario de Estado del próximo gobierno de Estados Unidos. 11 de enero de 2017. Rex Tillerson, nominado como próximo secretario de Estado por el presidente electo, Donald Trump, dijo el miércoles que está a favor de mantener por ahora las sanciones de Estados Unidos contra Rusia y que sus aliados de la OTAN tienen razón al estar alarmados por la creciente agresividad de Moscú. REUTERS/Kevin Lamarque

(reuters_tickers)

Por Patricia Zengerle y Yeganeh Torbati

WASHINGTON (Reuters) - Rex Tillerson, nominado como próximo secretario de Estado de Estados Unidos, expresó el miércoles visiones que se alejaron de las posturas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en temas clave como la proliferación nuclear, acuerdos comerciales, cambio climático y la relación con México.

En una audiencia de confirmación en el Senado que se prolongó por nueve horas, el ex presidente ejecutivo de la petrolera Exxon Mobil dijo que México es un "viejo amigo y vecino de este país".

Trump ha dicho que construirá un muro en la frontera con México y al anunciar su campaña a la presidencia en el 2015 describió a los inmigrantes mexicanos que llegan a Estados Unidos como narcotraficantes y violadores.

Sobre la relación con Rusia, Tillerson sostuvo que por el momento prefiere mantener las sanciones de Washington y que los aliados de la OTAN están en lo correcto al alarmarse por la creciente agresividad de Moscú.

Rusia dominó gran parte de la audiencia debido a las preocupaciones de demócratas y republicanos sobre la intervención de Moscú en la elección presidencial de Estados Unidos, por la anexión de la península de Crimea en 2014 y por su participación en la guerra civil en Siria.

Las preguntas también cubrieron la amenaza que representa el Estado Islámico, el comportamiento de Pekín en el Mar de China Meridional, derechos humanos y la capacidad de Tillerson de alejarse de su carrera en Exxon Mobil para convertirse en el principal diplomático de Estados Unidos.

Tillerson dijo que sus diferencias con Trump en algunos temas importantes no lo enfrentarán necesariamente con la Casa Blanca y agregó que todos en el gabinete del republicano tendrán la oportunidad de discutir temas y "el presidente decidirá".

En un marcado distanciamiento de Trump, Tillerson dijo que no sería aceptable que algunos aliados de Estados Unidos desarrollen armas nucleares. Tampoco estimó necesaria la creación de un registro de musulmanes, afirmando que no apoya enfocarse en ningún grupo en particular.

Tillerson dijo que no se opone al Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica, que Trump ha criticado, pero reconoció que el pacto negociado podría no servir a todos los intereses de Estados Unidos.

No obstante, dejó la puerta abierta a que se revoquen o cambien las políticas del Gobierno de Barack Obama, en línea con la posición de Trump, incluido el comercio con Cuba y el acuerdo nuclear con Irán, que dijo que deben ser sometidos a una revisión completa.

(Reporte adicional de Lesley Wroughton en Washington y Ernest Scheyder en Houston; escrito por Lesley Wroughton; editado en español por Carlos Serrano y Ricardo Figueroa)

Reuters