Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Civiles llevan sus pertenencias por una calle controlada por las fuerzas iraquíes en Mosul, Irak. La ofensiva iraquí respaldada por Estados Unidos para recuperar Mosul de manos de Estado Islámico recuperó impulso el jueves, cuando una división acorazada intentó avanzar dentro de la ciudad desde la zona norte.REUTERS/Andres Martinez Casares

(reuters_tickers)

Por Ahmed Aboulenein y Ahmed Rasheed

SUROESTE DE MOSUL, Irak/BAGDAD, 4 mayo (Reuters) - La ofensiva iraquí respaldada por Estados Unidos para recuperar Mosul de manos de Estado Islámico recuperó impulso el jueves, cuando una división acorazada intentó avanzar dentro de la ciudad desde la zona norte.

Los militantes se encuentran ahora rodeados en el extremo noroccidental de Mosul, que incluye el centro histórico de la Ciudad Vieja y la Gran Mezquita de al-Nuri, templo de tiempos medievales en cuyo minarete inclinado ondea la bandera negra de Estado Islámico desde junio de 2014.

La Novena División Blindada del Ejército iraquí y las Unidades de Respuesta Rápida del Ministerio del Interior abrieron un nuevo frente en el noroeste de la ciudad, según un comunicado oficial del Ejército.

El ataque ayudará al cuerpo de élite del Servicio Antiterrorista y a las tropas de la Policía Federal del Ministerio del Interior, que están avanzando con muchos problemas desde el sur.

"Nuestras fuerzas están logrando un avance constante en las primeras horas de la ofensiva y los combatientes del Daesh (denominación en árabe para referirse a Estado Islámico) se están dispersando y retirando", comentó el brigadier general Yahya Rasool, un portavoz del comando conjunto de operaciones, a la televisión estatal.

Una coalición internacional liderada por Estados Unidos está prestando un apoyo aéreo y terrestre clave a la ofensiva en Mosul, capital de facto de Estado Islámico en Irak, que comenzó en octubre.

Fue en el púlpito de la Gran Mezquita de al-Nuri donde el líder de Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, se dio a conocer al mundo en julio de 2014, declarando un "califato" que comprendía partes de Siria y perseguía a las comunidades no suníes, así como a los musulmanes de esta creencia que no compartían su interpretación extrema del Islam.

"Una división blindada no debería entrar en los estrechos callejones y calles, pero lo haremos", dijo el teniente general Qassem al-Maliki, comandante de la Novena División Blindada. "A veces hay escasez de tropas u órdenes que requieren que lo hagamos, así que cumpliremos nuestra labor", comentó en una entrevista con Reuters en una base al suroeste de Mosul.

(Reporte de Ahmed Aboulenein al suroeste de Mosul y Ahmed Rasheed en Bagdad; reporte adicional de Isabel Coles en Erbil; escrito por Maher Chmaytelli; editado en español por Carlos Serrano)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters