Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una refugiada siria camina bajo una tormenta de nieve en un campamento de refugiados en el norte de Atenas, Grecia, 10 de enero, 2017. Refugiados e inmigrantes están muriendo por la ola de frío que barre Europa y los gobiernos deben hacer más para ayudarlos en lugar de alejarlos de las fronteras y someterlos a la violencia, dijo el viernes ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados. REUTERS/Yannis Behrakis

(reuters_tickers)

Por Stephanie Nebehay

GINEBRA (Reuters) - Refugiados e inmigrantes están muriendo por la ola de frío que barre Europa y los gobiernos deben hacer más para ayudarlos en lugar de alejarlos de las fronteras y someterlos a la violencia, dijo el viernes ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados.

"Los niños son especialmente proclives a las enfermedades respiratorias en un momento así. Es la hora de salvar vidas, no de disposiciones burocráticas", dijo Sarah Crowe, portavoz de la agencia de la ONU para la infancia, UNICEF, en una comparecencia en Ginebra. "La situación extrema ahora mismo es Grecia".

La portavoz de ACNUR, Cecile Pouilly, se refirió a cinco muertes hasta el momento por el frío y pidió que se traslade a un refugio en Grecia continental a unas 1.000 personas, incluidos niños, que están alojadas en tiendas de campaña y dormitorios sin calefacción en la isla de Samos. Otros cientos fueron llevados a mejores instalaciones en las islas de Lesbos y Chios en los últimos días.

En Serbia, alrededor del 80 por ciento de sus 7.300 refugiados, solicitantes de asilo e inmigrantes están alojados en centros de acogida estatales calefaccionados, pero unos 1.200 hombres pernoctan en lugares informales en Belgrado.

Los cuerpos de dos hombres iraquíes y una joven somalí fueron hallados cerca de la frontera turca en Bulgaria y dos adolescentes somalíes fueron hospitalizados con congelación tras cinco días en el bosque, comentó Pouilly. El cadáver de un joven paquistaní fue encontrado en la misma frontera a fines de diciembre.

Un afgano de 20 años pereció tras cruzar el río Evros, en la frontera terrestre entre Grecia y Turquía, de noche y con temperaturas por debajo de los 10 grados bajo cero. El cuerpo de un joven paquistaní fue hallado en la parte turca del límite con Bulgaria.

"Ante las duras condiciones invernales, estamos especialmente preocupados por reportes de que las autoridades en todos los países a lo largo de la ruta de los Balcanes Occidentales siguen empujando a los refugiados e inmigrantes desde dentro de su territorio a los países vecinos", dijo Pouilly.

La Organización Meteorológica Mundial informó que un movimiento de aire siberiano hacia el sureste de Europa hizo caer las temperaturas en Grecia, Italia, Turquía y Rumanía a entre 5 y 10 grados por debajo de lo normal. Estos eventos suelen ocurrir una vez cada 35 años, indicó el organismo.

(Reporte adicional de Tom Miles; editado en español por Carlos Serrano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters