Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen, la Policía detiene a manifestantes durante una protesta contra el gobierno en Caracas, el 29 de junio de 2017. La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos criticó el viernes al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por haber restringido los poderes de la fiscal general y le pidió que defienda el estado de derecho y la libertad de reunión en el país. REUTERS/Iván Alvarado

(reuters_tickers)

GINEBRA (Reuters) - La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos criticó el viernes al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por restringir los poderes de la fiscal general y le pidió que defienda el estado de derecho y la libertad de reunión en el país en medio de represiones a manifestantes.

Opositores a Maduro se han lanzado a las calles casi a diario durante los últimos tres meses para protestar contra lo que llaman una dictadura. En hechos violentos que han rodeado las manifestaciones y la fuerte represión por parte de las fuerzas de seguridad han muerto al menos 75 personas.

Por otra parte, funcionarios del Gobierno de Venezuela han desplegado una serie de ataques contra la fiscal general Luisa Ortega, a quien acusan de "insana mental" y de "traición" tras su bullada ruptura con el presidente Maduro. [nL1N1J61LS]

"La decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela del 28 de junio de iniciar el proceso de destitución contra la Fiscal General, congelar sus bienes y prohibir su salida del país es profundamente preocupante, al igual que la violencia en el país", dijo el portavoz Rupert Colville en una sesión informativa en Ginebra.

Recientemente, la Corte Suprema anuló el nombramiento de un vicefiscal por parte de Ortega y dijo que su Sala Constitucional elegirá a uno nuevo, en un acto que viola la ley, según Colville. El tribunal también transfirió algunas de las facultades exclusivas de la Fiscalía a la Defensoría del Pueblo.

"Desde marzo, la fiscal general ha tomado importantes pasos para defender los derechos humanos, documentando muertes durante la ola de protestas, insistiendo en la necesidad del debido proceso y la importancia de la separación de poderes, llamando a liberar inmediatamente a las personas que han sido detenidas de manera arbitraria", añadió Colville.

La oficina de Derechos Humanos de la ONU dijo que la decisión de la Corte Suprema "parece querer despojar a la fiscalía de su mandato y responsabilidades consagradas en la Constitución Venezolana, socavando su independencia".

"Instamos a todos los poderes del Estado venezolano a respetar la Constitución y el estado de Derecho y llamamos al gobierno a asegurar el derecho a la libertad de reunión pacífica, de opinión y expresión", enfatizó Colville.

(Reporte de Stephanie Nebehay; editado en español por Carlos Aliaga y Natalia Ramos)

Reuters