Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de las fuerzas de seguridad conducen el convoy del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el 30 de agosto de 2017. REUTERS/Ibraheem Abu Mustafa - RC17CBD76970

(reuters_tickers)

Por Tom Miles

GINEBRA (Reuters) - Los últimos bastiones del Estado Islámico en Siria probablemente caerán hacia finales de octubre, lo que debería generar presión de la comunidad internacional para celebrar elecciones libres, dijo el viernes el enviado de la ONU a ese país, Staffan de Mistura.

"Lo que en mi opinión estamos viendo es el comienzo del fin de esta guerra (...) tenemos que asegurarnos que esto también se convierta en el principio de la paz. Y ahí es donde el desafío empieza", dijo De Mistura en una entrevista con la BBC, en la que destacó que Raqqa, Deir al-Zor e Idlib deben ser estabilizados.

"Después de Raqqa y Deir al-Zor, lo que es cuestión de meses, llegará el momento de la verdad. Si la comunidad internacional ayuda tanto a la oposición como al gobierno presionando a este último para que acepte una negociación real, entonces habría posibilidades de que dentro de un año se celebren elecciones realmente fiables", agregó.

La ciudad de Deir al-Zor lleva años asolada por EI, forzando a la ONU a llevar a cabo una costosa campaña de abastecimiento por aire a los civiles. "Es probable que el gobierno sirio y los rusos liberen la ciudad a finales de este mes o a más tardar a principios de octubre", dijo De Mistura.

Estados Unidos y las Fuerzas Democráticas Sirias apoyadas por Washington "probablemente liberen Raqqa a finales de octubre", remarcó.

Idlib está "llena de miembros del al Nusra, que es Al Qaeda", dijo De Mistura, en referencia al Frente Nusra, que en el pasado integraba la red al Qaeda. El grupo ha cambiado el nombre y se ha fusionado con otras organizaciones, pero sigue siendo la única fuerza en la guerra de Siria, aparte de EI, a la que la ONU califica de "terrorista".

La lección aprendida en la ciudad de Mosul, tomada por EI una década después de que Washington declarara su "misión cumplida" en Irak, es que tras la guerra en Siria deben haber elecciones justas gestionadas por la ONU, explicó.

La guerra de Siria ha enfrentado a los suníes, apoyados por Arabia Saudita, Qatar y Turquía, con las fuerzas leales al presidente Bashar al-Assad, un alauí, al que respaldan sus aliados chiíes, incluyendo a Irán y las milicias libanesas de Hezbolá.

(Editado en español por Javier Leira)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters