Reuters internacional

Manifestantes participan en en una marcha para recordar a las víctimas de la violencia en las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, en Caracas. 22 de abril de 2017. REUTERS/Christian Veron - RTS13H4L

(reuters_tickers)

Por Corina Pons y Alexandra Ulmer

CARACAS (Reuters) - Miles de opositores marcharon en silencio el sábado en Caracas y otras ciudades de Venezuela exigiendo justicia por las muertes que ha dejado una nueva ola de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, en una de las pocas movilizaciones de los últimos días en la que no hubo choques con las fuerzas de seguridad.

Los opositores a Maduro salieron a las calles tras la muerte de 11 personas la madrugada del viernes en zonas populares de Caracas, en una jornada que derivó en saqueos, dijo el Ministerio Público venezolano.

Otras nueve personas han muerto en medio de las protestas antigubernamentales surgidas tras la decisión del Poder Judicial de asumir funciones del Parlamento, de mayoría opositora.

"Hemos conmemorado a los caídos. Si ellos murieron por esta causa, no tenemos otra cosa que hacer salvo seguir", afirmó el diputado opositor Freddy Guevara, quien caminó desde el este de Caracas junto a miles de personas que consiguieron llegar al oeste de la ciudad una vez se levantó un bloqueo de las fuerzas de seguridad en uno de los puntos del recorrido.

MARCHA PACÍFICA

Los manifestantes, que seguían una cruz de madera ataviada con la bandera de Venezuela, llegaron a la Conferencia Episcopal, la sede de la Iglesia Católica en el país, custodiados por un fuerte despliegue de los organismos de seguridad, que se mantenían desde la madrugada en autopistas y avenidas.

"Sí se pudo", gritaban algunos de los opositores que cruzaron la ciudad, muchos vestidos de blanco, junto a diputados y dirigentes políticos que llegaron al destino de la marcha formando una cadena humana, en señal de unidad.

"Hemos caminado en paz porque este es un pueblo pacífico y porque la violencia únicamente ocurre cuando Maduro ordena esa salvaje represión que hemos visto estos días", dijo el líder opositor y gobernador de Miranda, Henrique Capriles.

Al sur y occidente del país, miles de opositores también caminaron hacia las principales iglesias, orando y portando carteles que decían "No más dictadura", "No a la represión".

"Vengo a marchar por él, para que haya justicia y libertad", dijo Daniel García, un estudiante de 23 años, en referencia a Carlos Moreno, un joven que murió de un disparo en la cabeza en una movilización opositora en Caracas. García portaba un cartel para recordar que su amigo habría cumplido el sábado 18 años.

Algunas protestas se han tornado violentas en varias ciudades del país petrolero, que vive una aguda escasez de productos básicos y una inflación de tres dígitos.

Los líderes de la oposición culpan a las fuerzas de seguridad por los enfrentamientos de días anteriores por impedir el paso a los manifestantes. Funcionarios del gobierno socialista, en tanto, acusan a los opositores de arrojar piedras a la policía y bloquear las calles para alterar el orden en las ciudades y provocar un golpe de Estado contra Maduro.

"Tenemos que mantener a Venezuela en el juego de la paz", dijo el presidente en un video difundido en su cuenta de Twitter la tarde del sábado donde se mostraba haciendo deporte.

"Estamos trabajando para que se mantenga el diálogo con el Vaticano, para controlar la violencia", comentó Maduro al tiempo que practicaba lanzamientos de pelota con el segundo hombre más fuerte del partido de gobierno, Diosdado Cabello.

La oposición a finales del sábado dijo que se mantiene una convocatoria a una nueva jornada de protestas el lunes en las principales vías del país para insistir en un llamado a elecciones y la liberación de los presos políticos.

(Reporte de Corina Pons, con información adicional de Carlos García en Caracas, Isaac Urrutia en Maracaibo, Anggy Polanco en San Cristóbal y German Dam y María Ramírez en Ciudad Guayana. Editado por Rodrigo Charme)

Reuters

 Reuters internacional