Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Casas inundadas tras el paso del ciclón Debbie en Depot Hill, Australia, abr 6, 2017. Rescatistas usaban tractores y botes para evacuar el jueves a miles de personas de la Isla Norte de Nueva Zelanda, en medio de una serie de inundaciones causadas por el ex ciclón Debbie que los meteorólogos calificaron como un episodio que sucede una vez en 500 años. AAP/Dan Peled/via REUTERS

(reuters_tickers)

Por Jane Wardell y Tom Westbrook

WELLINGTON/SÍDNEY (Reuters) - Rescatistas usaban tractores y botes para evacuar el jueves a miles de personas de la Isla Norte de Nueva Zelanda, en medio de una serie de inundaciones causadas por el ex ciclón Debbie que los meteorólogos calificaron como un episodio que sucede una vez en 500 años.

Los efectos de la ex tormenta categoría 4, un nivel debajo del más poderoso, también se sentían todavía en Australia, más de una semana después de que el ciclón azotara el estado de Queensland y amenazara la turística zona de la Gran Barrera de Coral.

Decenas de caminos estaban cerrados o bloqueados por deslaves en la Isla Norte neozelandesa, después de dos días de fuertes lluvias provocadas por efectos del ciclón. No se reportaban víctimas fatales, pero las autoridades seguían buscando a un hombre desaparecido.

En Australia, la tormenta causó la muerte de seis personas, afectó centros turísticos cercanos a la Gran Barrera de Coral, generó cortes de energía y cierres temporales de minas.

"Aún hay riesgo de pérdidas de vidas", dijo a periodistas en Wellington la viceprimera ministra de Nueva Zelanda, Paula Bennett, mientras los rescatistas se apuraban por evacuar la localidad de Edgecumbe en la Bahía de Plenty.

"Bajo ninguna circunstancia las personas deberían pensar en regresar en este momento (...) El mensaje debe ser realmente claro: Salgan y permanezcan fuera", añadió.

El terreno montañoso neozelandés hace a los caminos proclives a los desmoronamientos y muchas regiones todavía se están recuperando de un sismo de magnitud 7,8 que se produjo en noviembre.

"La inundación ha sido peor de lo que anticipamos", dijo el jueves el presidente ejecutivo de la mayor aseguradora de Australia, IAG, en una conferencia de negocios en Sídney. No obstante, "el impacto del ciclón en sí ha sido menor a lo anticipado", agregó Peter Harmer.

(Reporte adicional de Jamie Freed y James Redmayne en Sídney; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters