Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El Papa Franciso saluda al término de su audiencia general de los miércoles en la plaza San Pedro en el Vaticano, abr 26, 2017. El Papa Francisco viajará el viernes a El Cairo, una visita que se da en momentos en que los coptos egipcios, la mayor y más antigua comunidad cristiana en Oriente Medio, afronta la peor persecución de la que se tenga memoria a manos de los militantes de Estado Islámico, que ha prometido arrasar con ellos. REUTERS/Tony Gentile

(reuters_tickers)

Por Amina Ismail

ISMAILIA, Egipto (Reuters) - El Papa Francisco viajará el viernes a El Cairo, una visita que se da en momentos en que los coptos egipcios, la mayor y más antigua comunidad cristiana en Oriente Medio, afronta la peor persecución de la que se tenga memoria a manos de los militantes de Estado Islámico, que ha prometido arrasar con ellos.

Los militantes, que suelen atacar a las fuerzas de seguridad egipcias en el Sinaí, se enfocaron en los cristianos en diciembre con la intención de aumentar el odio sectario.

Dos ataques con bombas mataron al menos 45 personas en el Domingo de Ramos, cuando los cristianos se reúnen para celebrar la llegada de Jesús a Jerusalén. Antes de Navidad, un suicida con bomba se inmoló y mató a 28 personas en la principal catedral egipcia. Estos hechos han hecho que cientos de cristianos se hayan visto obligados a emigrar.

Los ataques generaron temor entre los coptos, que representan menos del 10 por ciento de la población egipcia de 292 millones de personas, de que afrontarán la misma suerte de quienes comparten su credo en Irak y Siria, donde las comunidades cristianas han sido diezmadas por las guerras y la persecución de Estado Islámico.

Los coptos están entre los más férreos defensores del presidente egipcio, Fattah al-Sisi, quien ha prometido aplastar al extremismo islámico. Pero muchos cristianos creen que el Estado no toma en serio su problemática o, incluso, no puede protegerlos contra ciertos fanáticos religiosos.

La mayor autoridad islámica de Egipto, al-Azhar, congeló el diálogo con la Iglesia Católica en 2011 después que el Papa Benedicto XVI denunció lo que calificó como una "estrategia de violencia que tiene a los cristianos como objetivo". Francisco visita Egipto para tratar de recuperar los lazos con esa influyente organización.

(Reporte adicional de Eric Knecht. Editado en español por Javier Leira)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters