Reuters internacional

Luz Quintana (tercera desde la izquierda) lleva una foto de su padre Rodrigo, quien murió por un balín de goma disparado por la policía a la sede del Partido Liberal, tras una jornada de disturbios. La Colmena, Paraguay. 2 de abril de 2017. Un proyecto para habilitar la reelección presidencial en Paraguay, que desató disturbios en la capital el fin de semana, quedó en suspenso en el Congreso mientras la clase política busca una salida a la crisis originada cuando la iniciativa fue aprobada por un grupo de senadores. REUTERS/Jorge Adorno

(reuters_tickers)

Por Daniela Desantis y Luc Cohen

ASUNCIÓN (Reuters) - Miles de paraguayos se manifestaron el lunes contra el proyecto de reelección del presidente Horacio Cartes, tres días después de los violentos disturbios que destruyeron la sede del Congreso y mientras el mandatario convocaba a un diálogo para aplacar la tensión.

En una protesta pacífica que contrastó con los graves incidentes del fin de semana, los asistentes, que portaban banderas y ropas blancas, mostraron su desacuerdo con una eventual modificación de la constitución para permitir al mandatario postularse por un período más.

El proyecto había sido avalado por un grupo de senadores el viernes, poco antes de que manifestantes irrumpieran en la sede del Congreso y lo prendieran fuego, en una noche de furia con enfrentamientos y destrozos en varias partes de la ciudad.

La policía entró en la sede del opositor Partido Liberal disparando y mató por la espalda a un joven dirigente, avivando el malestar que le costó sus puestos al ministro del Interior y al jefe de la policía.

El presidente Horacio Cartes, haciéndose eco de un pedido del Papa Francisco, llamó a un amplio debate con la Iglesia, representantes de los tres poderes públicos y de los principales partidos políticos, buscando frenar la crisis.

La enmienda tendría que ser aprobada por la cámara baja, donde se espera que tenga un fuerte apoyo. Pero el titular del cuerpo, Hugo Velázquez, dijo a periodistas el lunes que la votación se demorará en tanto se desarrolle el diálogo que Cartes convocó para el miércoles.

"Mientras la mesa de diálogo esté funcionando y tratando de llegar a las soluciones de los problemas que tenemos, la Cámara de Diputados no va a tocar el tema", dijo Velázquez.

Las protestas acabaron con un período de relativa estabilidad en Paraguay, un exportador de soja y carne vacuna y una de las economías de más rápido crecimiento económico de Sudamérica.

"NO SE RETIRA"

Los senadores que se oponen a la emienda pidieron a la Corte Suprema de Justicia que se pronuncie contra la legalidad de la votación y líderes de la oposición pidieron la intervención de la Organización de Estados Americanos.

En la manifestación del lunes, los asistentes prendían velas recordando al joven asesinado Rodrigo Quintana mientras otros hacían fila para estampar sus firmas en una petición para frenar la reelección.

El oficial acusado de matar a Quintana fue procesado por homicidio y el juez que lleva el caso ordenó su prisión preventiva en una unidad policial.

La Constitución de 1992 prohíbe la reelección presidencial, pero legisladores leales a Cartes buscan desde hace meses una enmienda que lo habilite. Para ello, senadores modificaron los reglamentos internos a fin de avanzar con la propuesta, que también beneficiaría al ex presidente socialista Fernando Lugo.

El llamado del mandatario al diálogo contrastó con las afirmaciones de sus principales colaboradores en las cámaras legislativas.

"El proyecto no se va a retirar", sentenció la senadora Lilian Samaniego al salir de un encuentro en la residencia presidencial en el que gobernadores, intendentes y políticos locales llevaron su apoyo a Cartes.

El líder del opositor Partido Liberal, Efraín Alegre, condicionó su participación en la mesa de diálogo al esclarecimiento del asesinato del dirigente, el asalto a la sede partidaria y a la anulación de la sesión del viernes.

"Si no, es muy fácil: hacemos un golpe y después nos sentamos a dialogar. No. Primero pongamos las cosas en orden y después podemos hacer mil cumbres si son necesarias", dijo.

(Reporte de Daniela Desantis, Mariel Cristaldo / REUTERS GB)

Reuters

 Reuters internacional