Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El entonces presidente Sebastián Piñera durante una sesión de la APEC en Nusa Dua, Indonesia. 6 de octubre de 2013. El exmandatario chileno Sebastián Piñera logró el domingo una amplia ventaja en las primarias del bloque conservador para las presidenciales, lo que confirmó el favoritismo que le dan las encuestas al demostrar que cuenta con una sólida base para competir en las elecciones de noviembre. REUTERS/Beawiharta

(reuters_tickers)

Por Antonio De la Jara

SANTIAGO (Reuters) - El exmandatario chileno Sebastián Piñera logró el domingo una amplia ventaja en las primarias del bloque conservador para las presidenciales, lo que confirmó las encuestas que lo dan como favorito y muestra que tiene una sólida base para competir en las elecciones de noviembre.

Piñera, dueño de una de las mayores fortunas del país, venció en el bloque de centroderecha Chile Vamos al diputado Felipe Kast y el senador Manuel José Ossandón, con la promesa de duplicar el crecimiento económico y crear empleos.

El expresidente, de 67 años, obtuvo un 58,12 por ciento de los votos en su pacto, seguido por Ossandón y Kast, con un 26,64 por ciento y un 15,25 por ciento, respectivamente, dijo el Servicio Electoral con más del 99 por ciento de las mesas escrutadas.

"Piñera tuvo una buena actuación. Tiene el doble de lo que (obtuvo) Ossandón. Va a ser una buena manera para que construya puentes en la segunda parte de su campaña", dijo Kenneth Bunker, analista y académico de la Universidad Central de Chile.

En un discurso ante unos 300 adherentes, Piñera destacó que tras el sólido resultado obtenido era el momento de fortalecer la unidad de Chile Vamos, en un claro guiño hacia los otros candidatos tras unos ásperos debates en los días previos.

"Hoy se inicia una nueva etapa para lo cual es fundamental fortalecer la unidad en Chile Vamos (...) Pero nuestra candidatura va más allá. Abrimos nuestro brazos y recibimos con entusiasmo a todos esos compatriotas que merecen un cambio", dijo Piñera, quien gobernó entre 2010 y 2014.

En la coalición Chile Vamos esperaban que cerca de un millón de personas participara en los comicios, pero la votación casi alcanzó a 1,4 millones de personas, lo que deja en buen pie al bloque para la elección presidencial del 19 de noviembre.

SANCHEZ SE CONSOLIDA

En los comicios del fin de semana, en que debutó el voto de los chilenos en el exterior, también triunfó la periodista Beatriz Sánchez en la primaria paralela del incipiente pacto de izquierda no oficialista Frente Amplio.

Sánchez, quien irrumpió en los últimos meses en las encuestas con un discurso de izquierda que denuncia la desigualdad del país, logró un 67,61 por ciento de los sufragios de su sector, mientras que su contendiente, el sociólogo Alberto Mayol, alcanzó un 32,39 por ciento.

En el Frente Amplio habían apostado a movilizar a unas 400.000 personas, pero sólo superaron los 325.000 votos. Pese a ello, Sánchez dijo que este era un gran triunfo para la nueva coalición de izquierda.

"Hoy día comienza una etapa nueva de la historia de Chile. Hoy se cierra una etapa en donde había dos bloques (derecha conservadora y centro izquierda gobernante) y comienza una etapa donde comenzamos a disputar el poder", dijo Sánchez en un discurso en el centro de Santiago.

"Y ellos (los dos bloques) lo saben y nos tienen miedo (...) les vamos a ganar en la primera y en la segunda vuelta (de las elecciones)", agregó.

Del total de la votación en las primarias, cerca de un 80 por ciento correspondió al bloque Chile Vamos y el resto al Frente Amplio, según datos del Servel.

En las primarias, no participaron los candidatos del pacto gobernante de centroizquierda, la Nueva Mayoría, los senadores Alejandro Guillier y Carolina Goic, quienes decidieron ir directamente a primera vuelta.

Según analistas y los bloques que compitieron en las primarias, la decisión de la Nueva Mayoría de no participar en estos comicios los transforma en los grandes perdedores de la jornada pues perdieron una oportunidad de exposición pública cuando faltan cinco meses para los comicios presidenciales.

(Reporte de Antonio de la Jara, con contribución de Gram Slattery. Editado por Manuel Farías)

Reuters