Por Dominique Vidalon

PARÍS, 16 nov (Reuters) - La policía francesa utilizó cañones de agua y disparó gas lacrimógeno en París el sábado para hacer retroceder a los manifestantes que conmemoraban el primer aniversario de las protestas antigubernamentales de los "chalecos amarillos".

Los manifestantes, muchos de ellos vestidos de negro y ocultando sus rostros, destrozaron una sucursal bancaria de HSBC en la Place d'Italie. Incendiaron contenedores de basura y lanzaron adoquines y botellas a la policía antidisturbios mientras construían barricadas.

Varios autos fueron incendiados. La policía respondió con gas lacrimógeno y un cañón de agua.

El prefecto de policía de París, Didier Lallement, canceló el permiso para una manifestación programada debido a la violencia.

"Nuestra respuesta será muy firme. Todos los que están ocultando su rostro, todos los que están lanzando piedras van a ser llamados para ser interrogados", dijo en una rueda de prensa.

"La gente que vino a la Place d'Italie para destruir... y que fue lo suficientemente estúpida como para quedarse, será llamada para ser interrogada", añadió.

Unas 105 personas habían sido detenidas para ser interrogadas, dijo.

Anteriormente, se produjeron enfrentamientos entre los manifestantes y la policía cerca de la Puerta de Champerret, próxima al Arco del Triunfo, mientras los manifestantes se preparaban para marchar a través de la ciudad hacia la estación de Austerlitz.

La policía también intervino para impedir que unos cientos de manifestantes ocuparan la carretera de circunvalación de París.

Las protestas de los "chalecos amarillos", llamados así por las chalecos reflectantes amarillos que usaron los manifestantes, estallaron en noviembre de 2018 ante el aumento del precio del combustible y el alto costo de la vida. Las manifestaciones se convirtieron en un movimiento más amplio contra el presidente Emmanuel Macron y sus reformas económicas.

Las protestas han perdido fuerza en los últimos meses, pasando de decenas de miles de participantes a sólo unos pocos miles, pero los líderes del movimiento pidieron que la gente se presentara el sábado para conmemorar el primer aniversario.

En su punto más álgido a finales de 2018, el movimiento creció hasta alcanzar las 300.000 personas.

Se han prohibido las protestas cerca de lugares turísticos como la Torre Eiffel y el sábado se cerraron 20 estaciones de metro.

(Reporte de Dominique Vidalon, información adicional de Ricard Lough. Editado en español por Marion Giraldo y Laura Hijón)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes