Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Partidarios del líder opositor Alexei Navalny se reúnen en una plaza en Moscú para llamar a boicotear las elecciones de marzo. 28 de enero de 2018. REUTERS/Tatyana Makeyeva

(reuters_tickers)

Por Maria Tsvetkova y Denis Pinchuk

MOSCÚ (Reuters) - La policía rusa metió a la fuerza en un furgón el domingo al líder de la oposición, Alexei Navalny, momentos después de que este apareció en una manifestación para instar a los votantes a boicotear las que considera serán unas elecciones presidenciales amañadas en marzo.

Navalny tiene pocas posibilidades de influir en la elección, que probablemente gane con comodidad el presidente Vladimir Putin, pero su capacidad para usar las redes sociales para movilizar multitudes -integradas mayormente por jóvenes- en las principales ciudades ha irritado al Kremlin.

La cantidad de personas que asistió a las protestas del domingo a lo largo de Rusia -algunas gritando "Putin es un ladrón"- pareció menor a las de anteriores manifestaciones encabezadas por Navalny, dijeron reporteros de Reuters, lo que sugiere que podría haber perdido popularidad.

Imágenes de video publicadas en las redes sociales mostraron que Navalny apareció en la principal vía pública de Moscú, a unos cientos de metros del Kremlin, para unirse a varios cientos de partidarios que participaban en una protesta calificada de ilegal por las autoridades.

Apenas había caminado unos pasos cuando fue rodeado por oficiales de policía que lo redujeron en el suelo y lo metieron en un vehículo, según se vio en las imágenes de vídeo.

El dirigente fue retenido en una estación policial en el centro de Moscú durante varias horas antes de ser liberado sin cargos, dijo a Reuters su abogada, Olga Mikhailova, quien agregó que Navalny deberá presentarse ante un tribunal judicial en los próximos días.

Si se lo acusa de violar leyes respecto a la celebración de manifestaciones públicas, Navalny podría sufrir una condena de hasta 30 días en prisión.

Navalny emergió como amenaza al poder del Kremlin el 12 de junio pasado, cuando miles de sus seguidores desafiaron prohibiciones de la policía para protestas en ciudades de toda Rusia.

El domingo, alrededor de 1.500 manifestantes se congregaron en la plaza Manezh, adyacente al Kremlin, pero se les bloqueó el paso con barreras y decenas de policías anti disturbios. Cientos de personas protestaron también en San Petersburgo, Ekaterimburgo, y en otras ciudades importantes.

Para las 18.30 hora de Moscú (1530 GMT), la policía había detenido a 257 manifestantes en todo el país, de acuerdo a OVD-Info, una organización no gubernamental que registra los arrestos.

Navalny tiene prohibido concurrir a las elecciones presidenciales del 18 de marzo, que según los sondeos ganará con facilidad Putin. Si bien sabe que Putin será reelegido, su campaña tiene como objetivo reducir la participación electoral para tratar de quitar brillo a la victoria del presidente ruso.

Putin dice que las elecciones serán justas, y que Navalny y sus seguidores cuentan con un apoyo mínimo y están tratando de manera irresponsables de fomentar una indignación social que podría causar disturbios.

(Reporte adicional de Katya Golubkova, Gabrielle Tetrault-Farber, Polina Ivanova y Jack Stubbs en Moscú, Natalia Shurmina y Anastasia Teterevleva en Ekaterimburgo, y Mikhail Antonov en San Petersburgo, escrito por Andrew Osborn y Christian Lowe; editado en español por Hernán García)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters