Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La policía rusa detiene al líder de la oposición Alexei Navalny durante una manifestación en Moscú el domingo, Marzo 26, 2017. La policía detuvo el domingo a cientos de manifestantes a lo largo de Rusia, incluyendo al líder de la oposición Alexei Navalny, después de que miles de personas se tomaron las calles para protestar contra la corrupción y exigir la renuncia del primer ministro, Dmitry Medvedev. REUTERS/Maxim Shemetov

(reuters_tickers)

Por Denis Pinchuk y Natalia Shurmina

MOSCÚ (Reuters) - La policía detuvo el domingo a cientos de manifestantes a lo largo de Rusia, incluyendo al líder de la oposición Alexei Navalny, después de que miles de personas se tomaron las calles para protestar contra la corrupción y exigir la renuncia del primer ministro, Dmitry Medvedev.

Las manifestaciones, reconocidas como las mayores desde una ola de protestas contra el Kremlin en 2011/2012, se producen un año antes de una elección presidencial en la que se espera participe Vladimir Putin, en busca de un cuarto período.

Sondeos de opinión sugieren que la oposición liberal, que Navalny representa, tiene pocas posibilidades de tener un candidato capaz de derrotar a Putin, quien disfruta de altos niveles de aprobación.

Pero Navalny y sus partidarios esperan canalizar el descontento público sobre la corrupción entre los funcionarios del Gobierno para lograr un mayor respaldo.

Un periodista de Reuters vio a la policía deteniendo a Navalny, quien espera competir contra Putin, mientras caminaba por la céntrica calle Tverskaya en la capital junto a partidarios.

El Kremlin había dicho el viernes que los planes para las manifestaciones en Moscú, que las autoridades de la ciudad habían rechazado, eran ilegales y una provocación.

Grigory Okhotin, uno de los fundadores de OVD Info, una organización de derechos humanos que monitoriza las detenciones, dijo que alrededor de 600 personas habían sido arrestadas en Moscú el domingo.

La policía afirmó que unas de 7.000 a 8.000 personas se reunieron en Tverskaya y sus alrededores y por la tarde entregó una cifra de unos 500 detenidos.

Estados Unidos, en tanto, condenó los arrestos, diciendo que era una ofensa a los valores democráticos.

(Reporte adicional de Anton Zverev y Svetlana Reiter en Moscú, Alexei Chernyshov en Vladivostok y Arshad Mohammed en Washington, Escrito por Alexander Winning, Editado en Español por Manuel Farías)

Reuters