Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las fuerzas especiales de la policía patrullan fuera de la discoteca Reina que fue atacada por un pistolero, en Estambul. 3 de enero 2017. La policía turca llevó a cabo el jueves nuevos allanamientos en una ciudad cercana a Estambul y detuvo a sospechosos de estar ligados al ataque al club nocturno en el que murieron 39 personas en Año Nuevo, dijo la agencia estatal de noticias Anadolu.REUTERS/Osman Orsal

(reuters_tickers)

ESTAMBUL (Reuters) - La policía turca llevó a cabo el jueves nuevos allanamientos en una ciudad cercana a Estambul y detuvo a sospechosos de estar ligados al ataque al club nocturno en el que murieron 39 personas en Año Nuevo, dijo la agencia estatal de noticias Anadolu.

La policía antiterrorista, gendarmes y fuerzas especiales registraron un complejo de casas en Selimpasa, una localidad costera al oeste de Estambul, después de recibir información de inteligencia sobre la presunta presencia de individuos que podrían haber ayudado al atacante.

El hombre armado, que aún sigue prófugo, disparó a su entrada al exclusivo club nocturno Reina de Estambul la noche del sábado y una vez dentro abrió fuego con un rifle automático, tirando granadas para poder recargar su arma.

El Estado Islámico se adjudicó la autoría del ataque, diciendo que era una venganza por la participación del Ejército turco en Siria.

Medios turcos han dicho que el atacante sería de etnia uigur, proveniente de Asia central. Entre los detenidos en Selimpasa había uigures.

El atacante parecía conocer a fondo tácticas de guerrilla y podría haber sido entrenado en Siria, según una fuente de seguridad e informaciones de medios.

No estaba inmediatamente claro cuánta gente fue detenida el jueves, pero al menos 36 personas han sido aprehendidas desde el ataque, según reportes de medios.

La policía de la ciudad de Esmirna, en la costa del Egeo, detuvo el miércoles a 20 presuntos militantes del Estado Islámico que procederían de Asia central y del norte de África. Fueron requisados pasaportes falsos, teléfonos móviles y equipos que incluían gafas de visión nocturna y dispositivos GPS.

(Reporte de Humeyra Pamuk. Editado en español por María Vega Pául y Rodrigo Charme)

Reuters