Por Lesley Wroughton y Stephen Kalin

RIAD (Reuters) - El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo el lunes que los líderes saudíes le aseguraron que todos los responsables por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi rendirán cuentas, mientras Riad intenta resolver su mayor crisis política en una generación.

Pompeo dijo a los periodistas que también planteó al rey Salman y al príncipe heredero al trono Mohammed bin Salman varios temas vinculados a los derechos humanos, entre ellos planteó la situación de activistas por los derechos de la mujer que fueron detenidas en los últimos meses y algunas de las cuales habrían sido torturadas.

Khashoggi, cercano a la realeza por largo tiempo y que posteriormente se volvió un crítico del príncipe heredero, fue asesinado en octubre en el consulado del reino en Estambul, lo que provocó la indignación mundial y la aplicación de sanciones estadounidenses a 17 individuos, además de una resolución del Senado en Washington que culpó al príncipe Mohammed.

Un comunicado de la CIA culpó al príncipe heredero de haber ordenado el asesinato, lo cual es negado por funcionarios saudíes. Al menos 21 saudíes están bajo investigación por el caso y cinco enfrentan la pena de muerte. Otros cinco funcionarios fueron despedidos, incluido un importante asesor real.

"Ambos reconocieron que es necesario que haya una rendición de cuentas. Hablaron sobre el proceso dentro de su país, tanto investigativo como judicial", comentó Pompeo.

"Reiteraron su compromiso de lograr el objetivo, cumplir con las expectativas que les fijamos", agregó.

Pompeo había visitado Riad por última vez dos semanas después de la desaparición de Khashoggi para presionar al aliado clave de Estados Unidos a dar luces sobre el paradero del colaborador del diario Washington Post, que desapareció tras entrar al consulado saudí en Estambul para obtener documentos que le permitieran contraer matrimonio.

La indignación provocada por el asesinato ha opacado la reputación del príncipe Mohammed, tensó las relaciones con aliados occidentales y enfocó la atención en la represión dentro de Arabia Saudita a los disidentes y sobre la guerra en Yemen, donde una coalición liderada por los saudíes y respaldada por Estados Unidos está apoyando al Gobierno reconocido internacionalmente.

El secretario de Estado estadounidense, que en la gira actual ya visitó El Cairo, Abu Dabi y Doha, siguió viaje a Omán para reunirse con el sultán Qaboos, pero no irá a Kuwait porque asistirá a un funeral familiar, comentó un portavoz.

(Reporte adicional de Sylvia Westall y Alexander Cornwell. Editado en español por Rodrigo Charme/Patricio Abusleme)

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes