Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo de la presidente de Chile, Michelle Bachelet, dando un discurso frente al Senado en Ciudad de México, ago 14, 2015. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, se comprometió el viernes a avanzar en un debate para el diseño de un proyecto de ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en un país de marcada tradición conservadora. REUTERS/Henry Romero

(reuters_tickers)

SANTIAGO (Reuters) - La presidenta chilena, Michelle Bachelet, se comprometió el viernes a avanzar en un debate para el diseño de un proyecto de ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en un país de marcada tradición conservadora.

La mandataria socialista hizo el anuncio en una ceremonia para cumplir un acuerdo de solución amistosa alcanzado entre el Estado y representantes de grupos defensores de los derechos LGBT ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

"Nos comprometemos, como Estado, a impulsar una discusión pública participativa y abierta, que permita al país generar un proyecto satisfactorio de Matrimonio Igualitario, reconociendo a todas las personas los mismos derechos", afirmó Bachelet.

En Chile está vigente un Acuerdo de Unión Civil para permitir a parejas convivientes de igual o distinto sexo formalizar su relación con fines legales, y un 23 por ciento de las uniones que se han suscrito corresponden a parejas del mismo sexo.

Sin embargo, grupos defensores han presionado porque se avance en la igualdad de derechos para permitir que se abra la puerta al matrimonio y a la adopción.

La mandataria dijo además que en breve enviará una propuesta de ley al Parlamento para "promover la igualdad, sancionar la discriminación y la incitación al odio en contra de una persona o un grupo de personas basado en su origen social, creencia, nacionalidad, sexo, orientación sexual, pertenencia étnica, entre otros".

El matrimonio homosexual ha sido legalizado en los últimos años en Argentina, Brasil, Uruguay y algunas partes de México.

(Reporte de Fabián Andrés Cambero; Editado por Ana Laura Mitidieri)

Reuters