Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto de archivo. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, entrega el último discurso de su mandato presidencial a la nación en el congreso nacional antes de la próxima elección presidencial, Valparaíso, Chile. 1 de junio, 2017. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, pidió el viernes perdón por los "errores y horrores" cometidos por el Estado en torno a la etnia mapuche y anunció una nuevo plan económico-social para ayudar al pueblo indígena, en un esfuerzo por distender las disputas territoriales que han escalado en el sur del país. REUTERS/Rodrigo Garrido

(reuters_tickers)

SANTIAGO (Reuters) - La presidenta chilena, Michelle Bachelet, pidió el viernes perdón por los "errores y horrores" cometidos por el Estado en torno a la etnia mapuche y anunció una nuevo plan económico-social para ayudar al pueblo indígena, en un esfuerzo por distender las disputas territoriales que han escalado en el sur del país.

En medio de un aumento de la violencia en la región de La Araucanía, donde grupos mapuches demandan a empresarios madereros que devuelvan territorios ancestrales, Bachelet dijo que enviará al Congreso un proyecto de ley para crear el Ministerio de Pueblos Indígenas, junto con millonarias inversiones en infraestructura y traspaso de tierras.

"Hemos fallado como país", reconoció la mandataria en un acto en el palacio de Gobierno. "Quiero, solemne y humildemente, pedir perdón al pueblo mapuche por los errores y horrores que ha cometido o tolerado el Estado en nuestra relación con ellos y sus comunidades", agregó.

El anuncio de Bachelet se produce después de que en los últimos años se multiplicaran sabotajes en la Araucanía - sobre todo incendios-, con quemas de casas, camiones y maquinarias de empresas forestales e incluso ataques que han afectado a iglesias de la zona.

El plan del Gobierno se venía elaborando hace varios meses y se conoce justo después de que esta semana el Vaticano confirmó que el Papa Francisco viajará a Chile en enero del 2018 y que una de las regiones que visitará será la Araucanía.

"Tendremos, espero, buenas noticias que darle", dijo Bachelet, cuyo período termina en marzo próximo.

Unos 600.000 mapuches viven en Chile, principalmente en las regiones sureñas de la Araucanía y Biobío, sectores empobrecidos situados a unos 500 y 700 kilómetros al sur de Santiago, respectivamente.

Durante siglos, estas zonas fueron el límite del imperio español en Sudamérica. Famosos por ser guerreros, los mapuches mantuvieron acorralados a los conquistadores y sólo fueron derrotados por el Ejército chileno entre 1860 y 1870. Las relaciones con el Estado han sido difíciles desde entonces.

"Quiero dar este primer paso para dar un nuevo comienzo en un dialogo que nunca debió interrumpirse", declaró la mandataria chilena.

(Reportes de Antonio de la Jara/Felipe Iturrieta. Editado por Marion Giraldo)

Reuters