Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente chino, Xi Jinping, junto a su esposa, Peng Liyuan, llegan al aeropuerto en Hong Kong. El presidente chino, Xi Jinping, dijo el jueves que trabajará en garantizar un "futuro de largo alcance" para la autonomía de Hong Kong, aunque el Gobierno se enfrenta a una ciudad dividida y a protestas por la interferencia de Pekín, en una semana en la que se cumplen 20 años desde la devolución del territorio a China. REUTERS/Bobby Yip

(reuters_tickers)

Por Venus Wu y James Pomfret

HONG KONG (Reuters) - El presidente chino, Xi Jinping, dijo el jueves que trabajará en garantizar un "futuro de largo alcance" para la autonomía de Hong Kong, aunque el Gobierno se enfrenta a una ciudad dividida y a protestas por la interferencia de Pekín, en una semana en la que se cumplen 20 años desde la devolución del territorio a China.

Reino Unido devolvió Hong Kong a China el 1 de julio de 1997, bajo la fórmula de "un país, dos sistemas" que garantiza amplias libertades y una independencia judicial desconocidas en el territorio continental chino. Pekín prometió que el sistema capitalista de Hong Kong seguiría sin cambios por "al menos" 50 años, hasta 2047, pero no aclaró qué pasará después.

"Hong Kong ha estado vinculado siempre a mis afectos", afirmó Xi a su llegada al aeropuerto del territorio, al comienzo de una visita de tres días, frente a una multitud que ondeaba banderas.

"Junto a los diferentes sectores de la sociedad de Hong Kong queremos repasar su inusual trayecto en los últimos 20 años, extraer conclusiones de la experiencia, mirar al futuro y asegurar que 'un país, dos sistemas' es estable y tiene un futuro de largo alcance", añadió.

El mensaje de Xi fue similar al expresado por otros líderes chinos de visita en el antiguo territorio británico: que Pekín protegerá el desarrollo y la prosperidad de la ciudad.

No obstante, la realidad es que la gran influencia de los líderes del Partido Comunista quedó de manifiesto en los últimos años con el secuestro de algunos dueños de librerías de Hong Kong especializados en material políticamente sensible y por los esfuerzos de Pekín para apartar a dos legisladores proindependencia elegidos para el gobierno local.

En declaraciones posteriores, Xi alabó al líder hongkonés saliente, Leung Chun-ying, que reprimió un movimiento prodemocracia en 2014, por sus sustanciales contribuciones al país, "sobre todo en el resguardo de la seguridad nacional". Agregó que "estos últimos cinco años no han sido fáciles".

El sábado, tras la partida de Xi, se prevé la celebración de una protesta anual por el 1 de julio en demanda de derechos sociales, incluyendo las exigencias de una democracia plena. La noche del miércoles, la policía arrestó a conocidos activistas, algunos de los cuales treparon a un monumento que simboliza la entrega de la ciudad a China en 1997.

(Reporte adicional de William Ho, Jasper Ng y Doris Huang. Editado en español por Carlos Serrano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters