Reuters internacional

Foto del sábado de un efectivo policial venezolano lanzando gases lacrimógenos contra una manifestación opositora en Caracas. May 20, 2017. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó el domingo a manifestantes opositores de quemar a un joven por pensar que no pertenecía a sus filas, tras una nueva jornada de las protestas contra su Gobierno, que llevan seis semanas y en las que se han reportado al menos 47 fallecidos. REUTERS/Carlos Barria

(reuters_tickers)

CARACAS, 21 mayo (Reuters) - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó el domingo a manifestantes opositores de quemar a un joven por pensar que no pertenecía a sus filas, tras una nueva jornada de las protestas contra su Gobierno, que llevan seis semanas y en las que se han reportado al menos 47 fallecidos.

Maduro transmitió parte de su habitual programa de los domingos en cadena de radio y televisión para mostrar un video en el que se observa desde lejos a un grupo de manifestantes atacando a una persona, que segundos después queda envuelta en llamas.

Orlando Figueroa, de 21 años, sobrevivió al enfrentamiento, dijo Maduro sobre un caso que ocurrió el sábado en una zona del este de Caracas y que está siendo investigado por la Fiscalía.

Algunas personas presentes en la trifulca creyeron que el joven era un ladrón, dijeron testigos a Reuters. Algunos de ellos intentaron protegerlo.

"Una persona fue incendiada, golpeada, apuñalada (...) casi lo linchan porque uno gritó que era chavista", relató Maduro aludiendo a su mentor, el fallecido presidente Hugo Chávez.

"Quemar a una persona porque les parece que es chavista es un delito de odio grave y de lesa humanidad", agregó el mandatario, quien insistió en dialogar con la oposición y convocó a una marcha el martes en rechazo a estas prácticas.

Los linchamientos o intentos de ajusticiamiento en respuesta a la desbordada delincuencia han crecido con fuerza en Venezuela en los últimos dos años, de acuerdo a grupos de derechos humanos y reportes de medios.

Maduro pidió apoyo a los poderes públicos para detener lo que califica como "crímenes de odio" cometidos por un movimiento fascista que germina en las filas de la oposición, al que culpa también de promover ataques contra funcionarios y sus familiares fuera del país.

Sus adversarios, que salen a las calles casi a diario desde finales de marzo presionando por la convocatoria a elecciones, acusan a las fuerzas de seguridad de provocar los violentos disturbios cuando dispersan la mayoría de las manifestaciones.

El Ministerio Público informó también que una persona fue arrollada el sábado por un vehículo que se dio a la fuga cuando un grupo de manifestantes se enfrentaba con las fuerzas de seguridad, que impedían su paso hacia el centro de la capital.

La Fiscalía también registró en Valera, una ciudad en el occidente del país, la muerte de un joven herido de bala en otra manifestación, lo que eleva a 47 los fallecidos en protestas. Alejandro Terán, de 23 años, murió la noche del sábado cuando "varías personas armadas dispararon en varias oportunidades contra el grupo de manifestantes", indicó la Fiscalía.

Las muertes han generado preocupación a nivel internacional, y varios países han pedido respetar el derecho a la libre manifestación en la nación petrolera, que está sumida en una crisis económica en la que persiste una crónica escasez de alimentos y medicinas.

(Reporte de Girish Gupta y Corina Pons. Editado por Javier Leira)

Reuters

 Reuters internacional