Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una sesión de la Asamblea Nacional Constituyente en el Palacio Federal Legislativo en Caracas, sep 7, 2017. Miraflores Palace/Handout via REUTERSImagen de uso no comercial, ni de ventas, ni de archivo. Solo para uso editorial. No está disponible para su venta en marketing o en campañas publicitarias. Esta fotografía fue entregada por un tercero y es distribuida, exactamente como fue recibida por Reuters, como un servicio para sus clientes.

(reuters_tickers)

Por Corina Pons y Deisy Buitrago

CARACAS (Reuters) - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, invitó a participar en "negociaciones" durante los próximos días a los tenedores de deuda de su país, los que, dijo, han sido afectados por las sanciones financieras que Estados Unidos impuso a su Gobierno.

Entre septiembre y diciembre Venezuela y su estatal petrolera PDVSA deben pagar unos 4.200 millones de dólares en vencimientos e intereses de deuda.

Maduro ha reiterado que el país petrolero seguirá honrando sus compromisos. Sin embargo, también ha denunciado que a raíz de las sanciones impuestas por el Gobierno de Donald Trump, los bancos estadounidenses se han rehusado a recibir fondos públicos para pagos de importaciones o servicio de deuda.

El viernes, el mandatario dijo que sus ministros están trabajando en un nuevo sistema de pagos internacionales que usará una cesta de monedas distintas al dólar para sortear las sanciones estadounidenses. Además, adelantó que su país empezará a cobrar en monedas diferentes al dólar los productos que vende.

"He decidido comenzar la venta de petróleo, de gas, de oro y de todos los productos que vende Venezuela con nuevas monedas, entre las cuales están el yuan chino, el yen japonés, el rublo ruso, la rupia de la India, entre otras monedas", sostuvo el mandatario sin dar mayores detalles.

Los precios de los bonos venezolanos reaccionaron en el mercado internacional sin mayores sobresaltos, mientras que algunos tenedores consultados dijeron estar a la espera de mayores detalles.

"Eso se ha planteado otras veces", apuntó un inversionista local. "Maduro intentará refinanciar los títulos con quien lo acepte", agregó.

Al menos tres operadores consultados dijeron que no conocen de ningún encuentro pautado con funcionarios venezolanos, pero dos de ellos reconocieron algunos acercamientos entre emisarios del Gobierno de Maduro con inversionistas.

El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por su sigla en inglés), que actúa como asesor de un grupo de acreedores de deuda venezolana, dijo que estaba discutiendo cómo proceder tras la invitación de Maduro para reunirse.

El grupo calcula que Venezuela tiene una deuda externa pública de unos 150.000 millones de dólares, incluyendo 45.000 millones de dólares de deuda pública, 45.000 millones en deuda de PDVSA, 23.000 millones de dólares en deuda con China y 14.000 millones en pasivos comerciales y otras obligaciones.

Las sanciones de Estados Unidos prohíben a firmas de ese país comprar o vender nuevas emisiones de deuda de Venezuela y su petrolera PDVSA, en un esfuerzo por cortar los fondos para lo que Washington considera una "dictadura" de Maduro.

OBSTÁCULOS PARA NEGOCIAR

Aunque la medida protege a los tenedores de la deuda existente, dificultaría una renegociación justo cuando el país atraviesa una profunda crisis económica.

Por ejemplo, una sanción impuesta al vicepresidente de finanzas de PDVSA, Simón Zerpa, está disuadiendo a algunas firmas de negociar con la compañía, que tiene los más pesados pagos en lo que resta del año.

Maduro encargó como líderes de las conversaciones con los tenedores a su ministro de Finanzas, Ramón Lobo, y a su vicepresidente Tareck El Aissami, quien recibió una sanción individual este año de Estados Unidos por supuestamente colaborar con el narcotráfico. El propio presidente también fue sancionado por Washington en julio.

Por otra parte, Rusia, un aliado ideológico y económico de Venezuela, anunció que el Gobierno de Maduro pidió una "reestructuración" por problemas para el cumplimiento de sus obligaciones de deuda.

La noticia fue vista por algunos operadores como una mala señal porque, en ese contexto de incumplimiento, Rusia no sería una alternativa para conseguir dinero fresco si se hace imposible llegar a acuerdos con tenedores de bonos en Estados Unidos.

(Reporte adicional de Eyanir Chinea y Diego Oré en Caracas, Davide Scigliuzzo en Nueva York y Lesley Wroughton en Washington; Escrito por Eyanir Chinea. Editado por Gabriel Burin, Silene Ramírez y Javier Leira)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters