Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo. El nuevo iPhone se muestra en una tienda de Apple en Los Angeles, California. REUTERS/Lucy Nicholson - RTSO2WE

(reuters_tickers)

(Reuters) - El presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, se unió a una serie de líderes empresariales que han manifestado su oposición al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después de que culpó en igual medida a nacionalistas blancos y activistas contra el racismo por la violencia en Virginia del fin de semana.

"Discrepo con el presidente y otros que creen que existe una equivalencia moral entre supremacistas blancos y Nazis, y aquellos que se oponen a ellos al defender los derechos humanos. Igualar a ambos se opone a nuestros ideales como estadounidenses", escribió Cook en una nota a sus empleados el miércoles por la noche, según el sitio web de tecnología Recode.

Cook también afirmó en la carta que Apple incrementará sus donaciones a grupos y organizaciones de derechos humanos hasta el 30 de septiembre.

"Independientemente de la opinión política, debemos defender juntos este punto: somos todos iguales. Como compañías, a través de nuestras acciones, nuestros productos y nuestra voz, siempre trabajaremos para asegurar que todos sean tratados en forma igualitaria y con respeto", escribió Cook.

La carta fue divulgada horas después de que Trump disolvió consejos de asesoría empresarial de alto perfil debido a que varios presidentes ejecutivos de compañías abandonaron esas instancias en protesta por sus comentarios en que culpó tanto a activistas contra el racismo como a nacionalistas blancos por la violencia del fin de semana en Charlottesville, Virginia, en que murió una mujer de 32 años.

"Los hechos de los últimos días han sido profundamente preocupantes para mí y he sabido de mucha gente en Apple que está triste, indignada o confundida", comentó Cook.

"Lo que ocurrió en Charlottesville no tiene lugar en nuestro país. El odio es un cáncer y si no se aborda destruye todo en su camino. Deja cicatrices en generaciones pasadas. La historia nos ha enseñado esto una y otra vez, tanto en Estados Unidos como en países de todo el mundo", agregó.

En tanto, Apple se unió a las redes sociales Twitter y LinkedIn, al servicio de música Spotify y a la empresa de seguridad Cloudflare, que cortaron servicios a grupos de odio o retiraron material que, dijeron, propaga el odio.

(Reporte de Brendan O'Brien en Milwaukee. Editado en español por Patricio Abusleme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters