Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la foto de archivo, el presidente ejecutivo de Petrobras, Pedro Parente, haciendo declaraciones durante una conferencia de prensa en Río de Janeiro, Brasil, January 11, 2017. REUTERS/Nacho Doce

(reuters_tickers)

SAO PAULO (Reuters) - Pedro Parente dijo el miércoles dijo que no tiene un cronograma para renunciar como presidente ejecutivo de Petrobras y se comprometió nuevamente a generar un cambio a largo plazo en el rumbo de la petrolera estatal brasileña.

En una intervención en un seminario patrocinado por Credit Suisse Group AG, Parente dijo que el rumbo que empezó a implementar en mayo ha ayudado a que las acciones de la empresa generaran el mayor retorno entre las petroleras globales durante el año pasado. Todavía hay trabajo por hacer para modernizar a Petrobras, añadió Parente.

"No tengo ningún cronograma para irme de la compañía", dijo a los inversores. "Si fuera por mí, continuaría poniendo en práctica esta estrategia", agregó Parente.

Sus palabras ayudan a disipar las preocupaciones sobre la salida anticipada de un ejecutivo reconocido por los inversores por sus pasos para librar a Petrobras de años de intromisión estatal.

Las acciones preferenciales de Petrobras subían un 1,53 por ciento, a 15,25 reales, en la bolsa de Sao Paulo a las 1302 GMT.

Bajo el mando de Parente, Petrobras ha reducido el gasto de capital, vendido activos, y se ha alejado de los poco rentables proyectos logísticos y de refinación para reducir la deuda de la compañía, que actualmente es de alrededor de 120.000 millones de dólares. Petrobras tiene la mayor carga de deuda a nivel mundial entre las compañías petroleras.

El ejecutivo dijo también que la reducción de la deuda y la prevención de accidentes son las principales prioridades de la empresa para este año.

Parente destacó como riesgos para las operaciones y para los resultados financieros de Petrobras el impacto de las crecientes tensiones geopolíticas en Oriente Medio, la incertidumbre respecto al Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la lenta recuperación económica en Brasil.

(Reporte de Guillermo Parra-Bernal. Editado en español por Rodrigo Charme)

Reuters