Navigation

Presidente ruso adopta tono conciliador en visita a región de Crimea

En la imagen, el presidente ruso, Vladimir Putin, durante un discurso en una reunión con políticos y funcionarios cerca a Yalta, Crimea. 14 de agosto, 2014. El presidente Vladimir Putin dijo el jueves que Rusia mantendrá una postura firme ante las presiones externas, pero no a costa de una confrontación con el mundo, adoptando un tono conciliador luego de meses de agresiva retórica por la crisis en Ucrania. REUTERS/Alexander Zemlianichenko/Pool reuters_tickers
Este contenido fue publicado el 14 agosto 2014 - 16:49

Por Alexei Anishchuk

YALTA Crimea (Reuters) - El presidente Vladimir Putin dijo el jueves que Rusia mantendrá una postura firme ante las presiones externas, pero no a costa de una confrontación con el mundo, adoptando un tono conciliador luego de meses de agresiva retórica por la crisis en Ucrania.

Putin emitió estas declaraciones ante ministros y miembros del Parlamento ruso en Crimea, la región ucraniana que anexó este año, en un hecho que llevó a muchas personas a anticipar un anuncio importante sobre Ucrania.

Sin embargo, el tono de los comentarios de Putin fueron de bajo perfil y el mandatario evitó recurrir al tipo de retórica que ha empleado anteriormente ante países occidentales durante la crisis, las cuales llevaron a las relaciones con Occidente a su peor nivel desde la Guerra Fría.

"Debemos reforzar nuestro país calmadamente, con dignidad y en forma eficaz, no debemos cercarlo del mundo exterior", declaró Putin.

"Necesitamos consolidarnos y movilizarnos, pero no para una guerra o cualquier tipo de confrontación (...) (sino) para el trabajo duro en nombre de Rusia", agregó.

Putin dijo además que Rusia haría todo lo que esté en su poder para poner fin al conflicto separatista en Ucrania lo antes posible y detener el derramamiento de sangre en su vecino.

Al explicar ofrecer sus explicaciones el jueves en torno a la política exterior de Rusia, afirmó que ésta debería tender a la paz.

"Todos nuestros socios en el mundo deberían entender que Rusia, al igual que cualquier otro gran y poderoso Estado soberano, tiene varias formas y medios para garantizar sus intereses nacionales, y estos incluyen a las fuerzas armadas", sostuvo.

"Pero esto no es una panacea y no pretendemos, como algunas personas, ir por el mundo con una espada afilada y exhibirla. Pero todos deberían entender que también tenemos esas cosas en nuestro arsenal", advirtió.

Muchos de los críticos de Putin en capitales occidentales afirman que ha hecho comentarios moderados de ese tipo antes, pero que no han sido reflejados en acciones sobre el terreno.

Países europeos y Estados Unidos afirman que Rusia está suministrando armas a los separatistas en el este de Ucrania. También han dicho que un convoy de ayuda ruso que se dirige a Ucrania podría en realidad representar un ataque militar encubierto.

Moscú ha negado esas acusaciones y asegura estar interesado sólo en proteger a la población mayormente ruso parlante del este de Ucrania, a la que describe como un blanco de las fuerzas militares ucranianas.

La disputa por Ucrania ahora se está volviendo más costosa para ambas partes, pues Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto sanciones económicas y, en represalia, Rusia prohibió la importación de muchos productos alimenticios.

En su discurso del jueves, Putin dijo que Crimea es una parte inseparable de Rusia y que ya no hay vuelta atrás en la anexión de la península por parte de Moscú.

(Escrito por Christian Lowe. Editado en español por Patricio Abusleme y Marion Giraldo)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.