Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La primera ministra británica, Theresa May, junto a la líder del DUP, Arlene Foster, en Downing Street, Londres, 26 junio, 2017. La primera ministra británica, Theresa May, alcanzó el lunes un acuerdo con la líder del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP) para que apoye su gobierno en minoría. REUTERS/Daniel Leal-Olivas/Pool

(reuters_tickers)

Por Guy Faulconbridge y Kate Holton

LONDRES (Reuters) - La primera ministra británica, Theresa May, alcanzó el lunes un acuerdo con el Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP) para que apoye su Gobierno de minoría a cambio de 1.000 millones de libras (1.300 millones de dólares) en financiación extra para la región.

Las conversaciones se prolongaron durante más de dos semanas después de que May perdió su mayoría en el Parlamento el 8 de junio, luego de una apuesta fallida al convocar elecciones anticipadas.

El DUP y sus 10 diputados apoyarán ahora a los Conservadores de May en las votaciones clave, aunque no formarán una coalición.

May y la líder de la DUP, Arlene Foster, presidieron la firma del acuerdo en Downing Street. Sonrieron y bromearon mientras los negociadores de ambas partes, Jeffrey Donaldson del DUP y Gavin Williamson del Partido Conservador firmaban el pacto que se prolongará durante toda la legislatura, hasta finales de 2022.

"Celebro este acuerdo que nos permitirá trabajar juntos en interés de todo Reino Unido, dándonos la certidumbre que requerimos para embarcarnos en nuestra salida de la Unión Europea, y ayudarnos a construir una sociedad más fuerte y justa en casa", dijo May en un comunicado.

Sin embargo, incluso con el apoyo de los legisladores del DUP, la mayoría de May en el Parlamento es débil y su posición sigue siendo insegura, aunque ha prometido sacar al Partido Conservador de lo que calificó como un caos generado por la elección.

La estrategia de May sobre el Brexit está bajo fuerte escrutinio y su futuro como primera ministra es tema de debate público en Reino Unido, en medio de las especulaciones de que ella podría ser desafiada dentro de su propio partido dentro de unos meses.

Irlanda del Norte ha estado en crisis desde que el partido Sinn Fein se retiró del gobierno en enero, lo que provocó una elección en marzo y una serie de plazos incumplidos para restablecer la coalición entre nacionalistas católicos irlandeses y unionistas protestantes pro-británicos.

(Reporte de Guy Faulconbridge. Editado en español por Rodrigo Charme)

Reuters