Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, firma la carta invocando el Articulo 50 y la intención de abandonar la Unión Europea, Marzo 28, 2017 en Londres, Inglaterra. May presentará el miércoles los documentos formales para el divorcio de Reino Unido de la Unión Europea (UE), desencadenando negociaciones inciertas que pondrán a prueba la unidad del bloque continental. REUTERS/Christopher Furlong/Pool

(reuters_tickers)

Por Guy Faulconbridge y Elizabeth Piper

LONDRES (Reuters) - La primera ministra Theresa May presentará el miércoles los documentos formales para el divorcio de Reino Unido de la Unión Europea (UE), desencadenando negociaciones inciertas que pondrán a prueba la unidad del bloque continental.

Nueve meses después de que los británicos decidieron el 'Brexit', May informará en un carta al presidente del Consejo de la UE, Donald Tusk, que el Reino Unido está renunciando al grupo al que se unió en 1973.

La primera ministra, que inicialmente se opuso al Brexit y que consiguió el cargo tras la tormenta política que siguió al referendo, tendrá dos años para arreglar los términos del divorcio antes de que entre en efecto a fines de marzo 2019.

"Ahora que se ha tomado la decisión de salir de la UE, es hora de reunirse", dirá May a los legisladores, según declaraciones proporcionadas por su despacho.

"Cuando me siente a la mesa de negociación en los próximos meses, representaré a todas las personas del Reino Unido: jóvenes y viejos, ricos y pobres, ciudad, pueblo, país y todos los pueblos y aldeas intermedias", señalará May.

En la víspera del Brexit, May, de 60 años, tiene una de las tareas más duras de cualquier primer ministro británico de la historia reciente: mantener a Gran Bretaña unida frente a renovadas demandas independentistas escocesas, mientras discute arduamente con otros 27 estados de la UE sobre finanzas, comercio, seguridad y una serie de otros asuntos complejos.

El resultado de las negociaciones modelará el futuro de la economía británica de 2,6 billones de dólares, la quinta más grande del mundo, y determinará si Londres puede mantener su lugar como uno de los dos principales centros financieros globales.

La pérdida de Gran Bretaña es el mayor golpe para la Unión Europea en sus 60 años de esfuerzos por forjar la unidad tras dos devastadoras guerras mundiales, pese a que ya se ha recuperado de una crisis por la deuda de sus miembros y del impacto de una ola de refugiados.

Los líderes europeos dicen que no quieren castigar a Gran Bretaña. Pero ante un auge de los partidos nacionalistas y antieuropeos, no pueden darse el lujo de ofrecer a Londres términos generosos que podrían alentar a otros estados miembros a seguir su ejemplo y romper el bloque.

(Editado en español por Javier López de Lérida)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters