Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un agricultor muestra semillas de soja en el distrito de Pergamino de Buenos Aires, Argentina. 29 de octubre 2010. REUTERS/Nicolas Misculin

(reuters_tickers)

Por Maximiliano Rizzi y Maximilian Heath

BUENOS AIRES (Reuters) - Productores de semillas de Argentina dijeron que las demoras en la sanción de una ley que reglamente el pago de regalías por el uso de semillas de segunda generación entorpece las inversiones en un sector clave para la economía del país sudamericano.

El marco regulatorio actual permite a los agricultores de Argentina -un proveedor mundial líder de alimentos- reproducir y utilizar semillas sin pagar derechos de propiedad intelectual por los desarrollos tecnológicos que éstas poseen.

El año pasado, el Gobierno del presidente Mauricio Macri envió al Congreso un proyecto para que los productores agrícolas abonen regalías por dos campañas por el uso de semillas de segunda generación.

Sin embargo, en un contexto de tensión entre el sector agrícola y las firmas desarrolladoras de tecnología, el proyecto aún no fue tratado por las cámaras del Poder Legislativo.

"Hace años que estamos con esto (la sanción de una nueva ley de semillas). La realidad es que lo que uno quiere es que el mercado se legalice, sea con una ley o con un decreto", dijo a Reuters el gerente comercial de la semillera Don Mario, Obdulio San Martín.

Don Mario controla el 50 por ciento del mercado local de semillas de soja, cuya producción alcanzaría los 57,5 millones de toneladas en la campaña 2016/17, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

"El uso propio oneroso (pago) es algo necesario. Don Mario invierte según la capacidad que le da el negocio actual en Argentina. ¿Si me gustaría invertir más? Me encantaría, pero me cuesta porque el negocio no da para invertir más", agregó San Martín.

De acuerdo con la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), la ausencia de un marco regulatorio no solo desalienta las inversiones, sino que ha impedido el lanzamiento de nuevos avances.

"Pasó el año pasado con una tecnología de soja de Monsanto, que tenía (...) para lanzar y que retiró del mercado. Y otras empresas que demoraron lanzamientos de tecnologías", dijo Alfredo Paseyro, gerente general de ASA.

CONTROL DE COMERCIO ILEGAL

Como un modo de combatir el uso ilegal de semillas, el Gobierno argentino intensificó el control del comercio de simientes en el país, el cual es realizado por el Instituto Nacional de Semillas (INASE).

De acuerdo con el organismo, entre mayo y junio el Estado intervino 37 firmas comercializadoras de semillas, un 146 por ciento más que en el bimestre anterior, incautando cerca de 3 toneladas de semillas.

No obstante, según el gerente comercial de Don Mario, si bien el crecimiento en los controles es favorable, no sustituye el pago de regalías.

"Estamos muy contentos, pero hay que seguir avanzando", señaló San Martín.

(Escrito por Maximilian Heath, editado por Ana Laura Mitidieri/Nicolás Misculin)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters