Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un miembro de las fuerzas de seguridad antidisturbios (derecha) apunta con lo que parece ser una pistola contra un grupo de manifestantes durante una protesta en contra del Gobierno del presidente Nicolás Maduro, en Caracas, Venezuela, 19 de junio de 2017. REUTERS/Christian Veron

(reuters_tickers)

Por Frank Jack Daniel y Eyanir Chinea

CARACAS (Reuters) - Enfrentamientos entre manifestantes opositores y la fuerza pública dejaron un muerto y varios heridos de bala el lunes en Caracas, dijeron el Ministerio Público y autoridades, en una jornada donde los adversarios del presidente Nicolás Maduro protestaron contra su intención de reescribir la Constitución.

Un joven de 17 años perdió la vida tras recibir un disparo en el tórax en una autopista que cruza una zona de clase media-alta de Caracas, dijo el Ministerio Público, que comisionando a un fiscal para investigar el hecho.

En imágenes de Reuters y de medios locales se puede ver a un grupo de manifestantes persiguiendo a un contingente antimotines de la Guardia Nacional hasta que un miembro de esa fuerza gatilla varias veces lo que parece ser una pistola.

"En este hecho resultaron varias personas heridas y un fallecido por arma de fuego", dijo el ministro del Interior, Néstor Reverol, en su cuenta de Twitter. "La hipótesis principal dentro de la investigación iniciada por estos hechos se presume el uso indebido y desproporcionado de la fuerza".

La autoridad condenó la violencia y agregó que los efectivos que dispersaban la manifestación fueron puestos "a la orden de su unidad para determinar la responsabilidad individual".

Al menos otras 27 personas resultaron heridas, cuatro de ellas por armas de fuego, dijo Ramón Muchacho, alcalde de Chacao, donde ocurrió el grueso de los enfrentamientos.

Miles de opositores se enfrentaron el lunes en las calles de Caracas contra las fuerzas de seguridad que, con bombas lacrimógenas y camiones hidrantes, los replegaron.

Cubriéndose con barricadas de escombros, los manifestantes, en su mayoría jóvenes, devolvieron las lacrimógenas y lanzaron piedras y cócteles molotov a los uniformados.

La dirigencia opositora convocó a sus seguidores de todo el país a llegar a la capital para la "Toma de Caracas", pero desde el fin de semana los principales accesos a la ciudad fueron restringidos por las autoridades.

"Queremos ejercer presión contra el Gobierno. No pueden imponer una Constituyente en que algunos votan y otros no", dijo Luis Serrano, un ingeniero de 22 años, en referencia al sistema de votación para la Asamblea Nacional Constituyente, criticado por la oposición por supuestamente favorecer al Gobierno.

La oposición cumplió 80 días de protesta en las calles y ha dicho que seguirá manifestando hasta que se cumplan sus principales demandas, como elecciones presidenciales adelantadas, respeto de los derechos humanos y liberación de más de un centenar de "presos políticos".

Por su parte, Maduro sostiene que las protestas, en medio de las que han fallecido unas 70 personas, sólo buscan desbancarlo.

PRESIÓN INTERNACIONAL

En el centro de Caracas, cientos de seguidores de Maduro también tomaron las calles para expresar su apoyo a la Constituyente que, aseguran, desmantelará instituciones como el Parlamento, en manos de la oposición, y la Fiscalía, liderada por una funcionaria crítica de Maduro.

Mientras, los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) buscaron llegar a una resolución de consenso sobre la crisis en Venezuela, pero no llegaron a un acuerdo, en el marco de la Asamblea General del organismo.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, dijo desde la reunión en Cancún, que su país no avalará decisiones del organismo hemisférico, del que Maduro ordenó retirarse. "No necesitamos ningún tipo de intervención, no necesitamos ningún tipo de tutelaje para que los venezolanos y venezolanas podamos resolver nuestros problemas", enfatizó.

Las elecciones de los nuevos redactores de la carta magna están previstas para el 30 de julio, pero la oposición está boicoteando la convocatoria y ha adelantado que intensificará sus acciones de protesta.

"La calle es el medio de expresión que tiene nuestro pueblo frente a las arbitrariedades y las tropelías del Gobierno", dijo el líder opositor Henrique Capriles. "El país tiene que seguir presionando para que ese proceso fraudulento no se dé".

(Escrito por Diego Oré; Reporte adicional de Andreína Aponte y Silene Ramírez)

Reuters